Amazon no necesita esto: video capta a repartidor escupiendo un paquete de entrega

  • Un usuario denunció que el repartidor le escupió al paquete de Amazon que llevó a su domicilio

  • La compañía señaló que investiga los sucedido y que la persona no actuó acorde a sus procesos

  • El comercio electrónico y los servicios de delivery han reportado un incremento a raíz del coronavirus

El incremento de número de contagios en todo el mundo por causa de la pandemia del coronavirus COVID-19, ha tenido, entre otros efectos, un incremento considerable el comercio electrónico; la gente usa Amazon, Walmart, Uber Eats, Rappi, y otras aplicaciones para hacer compras de comestibles, artículos de despensa, productos básicos para el hogar y otros enseres de alta demanda como gel antibacterial, etcétera.

La situación ha motivado a que las empresas refuercen a sus equipos de trabajo a través de diversas medidas que van desde distribuir mejor los recursos humanos, pasando por políticas y procesos de higiene y sanitización de las áreas de trabajo, por dar algunos ejemplos.

Sin embargo, no todos los colaborares suelen ser responsables con sus actividades, situación que en ocasiones puede pasar desapercibida por el consumidor pero, cuando se hace evidente, puede derivar en un verdadero problema, no para el empleado, sino para la empresa con la que se le relaciona.

Un video revela todo

Una situación de este tipo le ha tocado enfrentar a Amazon. Esta semana, un usuario publicó en Twitter un video en el que denuncia y muestra cómo fue que un repartidor escupió en el paquete de Amazon que estaba entregando en su domicilio.

“Recibí la caja y vi un gran punto húmedo y luego revisé la cámara”. el Marcus Martinez (@mpium, en Twitter).

De acuerdo con un reporte de Business Insider, el video fue captado con Amazon Ring, un gadget que vende la compañía de ecommerce que funciona como timbre y cámara de seguridad, y compartido a través de la red social.

El denunciante señaló en una segunda publicación, en esta ocasión en Instagram, que un representante de servicio al cliente de Amazon detalló que la persona que entregó el paquete pertenece a un servicio de entrega de terceros pero que, tras lo sucedido, estaba siendo investigado.

Posteriormente la persona eliminó las publicaciones en ambas plataformas, pero diversos medios lograron descargar el video por lo que aún circula en medios de comunicación y en redes sociales, situación que puede perjudicar notablemente a la compañía debido a que otros consumidores pueden comenzar a desconfiar de las personas que realizan este tipo de entregas.

Al respecto, un portavoz de Amazon explicó a Business Insider que han dado seguimiento al tema: “Claramente, esto no es representativo de los conductores que realizan entregas para Amazon y el cuidado que tienen para los clientes de todo el mundo todos los días. (…) Estamos investigando agresivamente para comprender lo que pudo haber ocurrido en esta situación. Si realmente fue un acto malicioso por parte del conductor, nos aseguraremos de que se le haga responsable, incluso mediante acciones policiales”.

Un problema que no necesita

Amazon ha tenido que enfrentar diversas dificultades derivados de la pandemia de coronavirus COVID-19 y no necesita que un empleado irrespetuoso e irresponsable venga a poner mayor presión.

Recordemos que la plataforma de ecommerce tuvo que resolver problemas de logística y cadenas de producción debido al incremento de demanda en pedidos en varias partes del mundo, algo que ha tenido que resolver incrementando el numero de personal, de hecho anunció que contrataría a 100 mil empleados para atacar este tema.

Y, al parecer, ha sido insuficiente, de acuerdo con un reporte de Reuters, Amazon está ofreciendo incrementar sueldos a los empleados de sus áreas de almacén para que permuten al servicio de recoger y empacar comestibles Whole Foods en medio de la creciente demanda y la escasez de trabajadores.

Aunado a esto, la compañía enfrentó el problema de especuladores y vendedores que buscaron sacar ventaja de la crisis de salud que enfrenta el mundo y a la necesidad e incertidumbre de los consumidores incrementando los precios de los productos, así como la política por ocultar servicios de entrega más pálidos que su servicio Prime. Esto, sin olvidar que algunos de sus empleados han dado positivo al virus.


Te puede interesar:

La reputación importa, pero está en segundo plano

Al menos así es en este caso. Si estuviéramos en un momento distinto, en el que no enfrentaremos una emergencia de salud a nivel global, se podría ver este asunto como un riesgo o un impacto negativo a la reputación de la marca Amazon.

Recordemos que son diversos los especialistas los que señalan que las organizaciones están obligadas en 360º los posibles puntos de contacto así como de referencia que el consumidor pueda tener con sus marcas y, posicionan a los empleados y ex empleados con un rol fundamental.

Al respecto, un estudio elaborado por The Hinge Research Institute, revela que el 79 por ciento de las empresas que destina esfuerzos para convertir a sus empleados en los principales constructores y embajadores aseguran que la visibilidad de sus marcas aumente de manera considerable.

Indudablemente esto es importante, pero hoy enfrentamos no sólo a una enfermedad que no conocíamos, sino a toda la desinformación circulando en medios e internet que han fomentado el miedo e incertidumbre en la población y, una acción de este tipo, no sólo puede ahuyentar una nueva compra o al cliente por mucho tiempo, sino que genera más confusión en torno a cómo se debe hacer frente a la situación.

Amazon no necesita esto cuando debe enfocarse en abastecer y solventar la demanda a la que se enfrenta, no sólo esta empresa, sino otras compañías que podrían pasar por algo similar. Walmart ha tenido que hacer ajustes, primero modificando horarios de servicios y posteriormente incrementando personal, además de que también ha visto un incremento considerable en la demanda de su servicio de ecommerce.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299