• Se espera que el cambio aplique primero solo para algunos canales de creadores de contenido y algunos medios 

  • La idea es suspender la demonetización automática para los agentes que reporten el coronavirus de forma exacta y precisa

  • Asimismo, YouTube reafirmó que está haciendo todo lo posible por combatir la desinformación sobre la ahora pandemia

Uno de los mayores retos de las plataformas de publicidad programática que usan contenido generado por usuario, es determinar qué recursos son seguros para las marcas y cuáles no. Es un desafío significativo, ya que hay algunas temáticas con las que ninguna empresa querría estar asociada. Por otro lado, hay ocasiones en la que esta desmonetización puede poner en riesgo el negocio de los creadores de estos materiales. Eso le pasa a YouTube y el coronavirus.

Hace una semanas, YouTube anunció que cualquier contenido que hablara sobre este brote de Wuhan enfrentaría de demonetización automática. Esto, en consonancia con sus políticas que impiden que sus creadores hagan dinero con eventos sensibles, que puedan resultar en la “pérdida de vidas”. Sin embargo, varios canales que han cubierto el avance del coronavirus en un formato informativo, han reclamado a la plataforma por poner en riesgo sus ganancias así.

Así pues, de acuerdo con The Verge, YouTube ha decidido dar vuelta atrás en su decisión. En una carta abierta a la comunidad de creadores de contenido, la CEO de la plataforma apuntó que las políticas de demonetización automática no aplican al coronavirus. En este sentido, dijo que se empezará a restaurar la posibilidad de hacer dinero con videos que cubran de forma adecuada la ahora pandemia. Se espera que más canales se unan a la política con el tiempo.

¿Está bien hacer dinero con el coronavirus?

No solo YouTube tiene problemas con la forma en la que lidia con el contenido controversial. Por ejemplo, han empezado a exigir el cierre de Pornhub por su presunto rol en la incidencia de la explotación infantil. Twitter también tiene que caminar una delgada línea entre censura y protección con las publicaciones de odio. La misma plataforma de videos ha acaparado los reflectores por desplegar anuncios de marcas respetables sobre recursos falsos o tóxicos.


Notas relacionadas


Pero hay que analizar la decisión de YouTube con cuidado. Y es que el tema no es sencillo. Por una parte, capitalizar con una enfermedad que ha probado ser tan grave como el coronavirus es algo que parece poco ético. Al mismo tiempo, técnicamente los medios de información que hablan y educan al público sobre la situación están creando contenido que, aunque necesario, también les deja ingresos. Es justo desde esta perspectiva que el problema es tan complejo.

La última decisión de YouTube parece la adecuada. Establecer una demonetización automática contra el coronavirus no fue lo más sensible. Pero sí es una buena idea decidir qué medios y creadores de contenido son los que están prestando un buen servicio a la comunidad al hablar de esta enfermedad. Y, por consiguiente, determinar que merecen ser remunerados por este esfuerzo. Así pues, hay que aplaudir la rectificación del sitio, aunque haya tomado un tiempo.

Retos del contenido programático

Ya en otras ocasiones la publicidad programática sobre contenido controversial ha ocasionado problemas a las marcas. Por ejemplo, Pandora y TikTok fueron de las empresas que parecían estar apoyando a una plataforma que ofrecía contenido pirateado de Netflix y otras empresas de streaming. Algo similar ocurrió en 2019 en AOL News, cuando el sitio puso comerciales de Progressive y otras compañías sobre anuncios que hablaban sobre casos de abuso sexual.

Pero el contenido no es el único reto que se discute dentro de esta industria. De acuerdo con Bannerflow, el fraude a los anunciantes también es un dolor de cabeza constante. En cifras del Programmatic Pioneers Summit, la falta de transparencia en el proceso es algo que preocupa a las empresas del sector. En cambio Bizibl Marketing apunta que aún hay mucho progreso que lograr en la integración entre los sistemas y los datos que tienen las marcas disponibles.