Airbus A380: la historia del avión más admirado que ahora nadie quiere

A 10 años de haber sido presentado, el Airbus A380 pasó de ser la estrella de la industria de la aviación a una nave cara e ineficiente. Para otros, es un avión adelantado a su tiempo.

Bigstock

Al superjumbo Airbus A380 fue la atracción de la década pasada en materia de lanzamientos de nuevas aeronaves. Es que se trataba del avión de pasajeros más grande del mundo. Sólo eso ya era un gran argumento de venta.

Sin embargo, el tiempo pasó, la crisis que nació en aquel octubre negro de 2008 complicó las cosas y lo que parecía una victoria asegurada para la marca de Toulouse, podría ser una pesadilla.

Ahora, muchos especialistas coinciden en que el A380 es demasiado grande, caro e ineficiente para la mayoría de los operadores, por eso muy pocas aerolíneas están dispuestas a comprarlo.

“En 2007, el Airbus A380 entró en servicio con gran fanfarria. El gigantesco jet, apodado el superjumbo, fue diseñado para hacer todo lo que hacía al Boeing 747 un ícono y llevarlo al límite de la ingeniería moderna”, publicó Business Insider. Sin embargo, una década más tarde, “las cosas son muy diferentes: lo que se suponía que era un avión que cambiaría el escenario de la aviación, ahora lucha para sobrevivir”, agrega.

Uno de los problemas es el precio. El A380 cuesta US$ 436 millones, un valor que muchos de los operadores tardarían años en recuperar, especialmente en un mercado altamente competitivo como el actual. Es el avión más caro y lujoso jamás construido, tiene dos niveles y la gente se hipnotiza cuando el superjumbo llega a los aeropuertos, pero eso no “paga la cuenta”.

Algunos dicen que el A380 llegó dos décadas tarde, cuando el negocio de la aviación era distinto. Para otros, el aumento de la congestión de los aeropuertos hará que se necesiten más mega aviones y ven al superjumbo como una nave adelantada a su tiempo.

Del prototipo al éxito y allí a la exclusión

El prototipo del primer A380 se hizo en 2005 y despegó de las instalaciones de Airbus en Toulouse, Francia. El avión comercial más grande era una realidad. Su antecedente se remonta a 1970, con el A300B de Airbus, “un niño” por aquel entonces en el mundo de los aviones comerciales.

El gran objetivo de Airbus fue destronar al “Dios de los cielos”: el Boeing 747 jumbo jet. El tamaño, el rendimiento y la eficiencia del 747 ayudaron a reducir los costos operativos para las aerolíneas lo suficiente como para hacer que los viajes aéreos fueran asequibles a las masas.

Así nació el A380, un avión con baños con duchas, suites de primera clase y una capacidad inimitable. El 15 de octubre de 2007, Singapore Airlines recibió la primera producción del A380, y luego siguieron Korean Air, Lufthansa, Qantas, British Airways, Malasia Airlines, Air France, Qatar Airlines, Asiana, Ethiad…

Pero ningún cliente fue más importante que Emirates: de los 317 jets pedidos, 142 fueron encargados por Emirates.

¿Por qué Emirates ama estos Airbus? Emirates es una aerolínea internacional de larga distancia. Todos sus vuelos viajan largas distancias desde y hacia Dubai, en Emiratos Árabes Unidos. Como resultado, necesita un avión que pueda transportar a muchos pasajeros por distancias muy largas, un trabajo perfecto para el A380.

Presentación del pedido del avión 100 por parte de Emirates. Foto: Emirates.

Sin embargo, pocas aerolíneas tienen la misma estrategia de Emirates. La tendencia en la industria es ofrecer vuelos directos utilizando aviones más pequeños de largo alcance. Esto le ha permitido a jets más pequeños y eficientes, como el Boeing 777, encontrar un buen nicho de mercado.

Ahora el mercado pide los Boeing 787 Dreamliner, por ejemplo, que les dan a las aerolíneas más flexibilidad y menos riesgos. De hecho, según el CEO de Qantas, Alan Joyce, cuesta menos operar dos Dreamliners que volar un solo A380.

Esto ha hecho que, los nuevos pedidos de los A380 sean mínimos y, para peor, los primeros superjumbo vendidos pronto serán dados de baja de las grandes aerolíneas y pasarán al “mercado de arrendamiento”, lo que significa que los nuevos Airbus tendrán que competir con sus “hermanos mayores”, los mismos aviones, pero de segunda mano.

Una de las ideas para mantener al A380 vigente es hacer una versión del mismo avión, pero más rentable, con una aerodinámica mejorada y un nuevo motor. Lo llamarían “A380neo”.

Otra estrategia es seguir en la idea del mega avión. A principios de 2017, Airbus ofreció a sus clientes una versión moderadamente actualizada del avión, llamada A380 Plus, con capacidad para 80 personas más y una mejor economía de combustible. Sin embargo, según Business Insider, hasta el momento no ha habido compradores.


loading...