• El 50 por ciento de los consumidores están dispuestos a comprar más productos de las compañías con un propósito

  • Nueve de cada 10 personas creen que los negocios están obligados a operar de una forma responsable

  • Asimismo, la mayoría asegura que tratan de adquirir productos con un impacto positivo en su entorno cada que les es posible

Desde hace un par de años que las marcas empezaron a darse cuenta de la importancia de involucrarse en temas sociales. Según High Speed Training, las marcas con propósito mejoran su estrategia de costos, a la vez que pueden ganar una ventaja competitiva frente al resto de sus rivales. De acuerdo con Hallmark, también responde a las nuevas exigencias del público en general. Y según INC, es un elemento crucial para construir una buena imagen del negocio.

Es importante mencionar que hay varias formas en las que las marcas pueden demostrar a los consumidores que tienen un propósito claro. Como Starbucks, pueden empezar a reducir el uso de ciertos insumos que no son ecológicamente responsables. También es posible lanzar herramientas que ayuden a poblaciones vulnerables, al estilo de LinkedIn. En un comunicado, Criteo dio otros tres consejos para que los negocios puedan demostrar su compromiso social:

Predicar tu propósito con el ejemplo

Un error muy común entre la gran mayoría de las marcas, que es poner mucho dinero en el tema de la concientización. Por supuesto, dar a conocer los temas sociales más importantes y mostrar un apoyo abierto a estas problemáticas es algo crucial y que también se aprecia. Pero no es suficiente, en especial si se considera que las compañías tienen el capital humano y la capacidad financiera para hacer algo más. Así que es crucial llevar a cabo acciones concretas.

Claro, no basta con que las empresas realicen un par de tareas para demostrar un propósito social dentro de su organización. Si se compromete a, por ejemplo, el reciclaje en su negocio, no basta con realizar algunas donaciones a instituciones especializadas. Tiene que tomar una serie de medidas agresivas para reducir la producción de residuos y el consumo de materiales. De otra manera, puede ser visto por el público como una simple estrategia de marketing más.


Notas relacionadas


Fomentar el diálogo

El propósito de las compañías no puede ser solo una actividad unilateral. Es crucial que las empresas también involucren a sus audiencias en sus acciones medioambientales. Lo anterior implica no solo comunicar, de una forma clara y transparente, los resultados y esfuerzos que se están llevando a cabo dentro de su organización. También resulta crucial que los negocios consulten con el público cuál es el rumbo que debería seguir la compañía para el largo plazo.

Lo anterior no es fácil de lograr. De inicio, es crucial que la comunicación sea clara, para que las audiencias comprendan el propósito de la marca. También es importante que la estrategia esté pensada para resultar atractiva a los consumidores, en especial los más jóvenes. De lo contrario, no se les podrá convencer de participar activamente en el cambio. Y tampoco se les hará parte de un cambio que podría ayudar a reforzar sus lazos emocionales con el negocio.

Re-enfocar el propósito a las áreas que importan a los consumidores

Hay un sinfín de temas sociales importantes que las empresas pueden abordar. Elegir cuál de ellas debería de defender un negocio puede resultar difícil, en especial si no está bien en claro la visión de la compañía. Si una marca se encuentra en esta posición, es crucial que se ponga mucha atención a los problemas y desafíos que interesan al público objetivo. Esto es crucial no solo porque ayudará a que la imagen de la organización se refuerce aún más a largo plazo.

También es muy importante para asegurar la continuidad de la iniciativa. Si un negocio elige un propósito que no haga sentido a su negocio, desde el enfoque de lo que le interesa a su gente, entonces es probable que no se perpetúe en el largo plazo. Es decir, que no tenga seguimiento adecuado a futuro. Sin esta seguridad, no solo es posible que las actividades de la compañía no tengan la cualidad de autenticidad. Aparte, el final de cuentas, sería una pérdida de tiempo.