7 errores comunes que cometen los principiantes en marketing digital

México D.F.- Cuando empiezas la aventura de adentrarte en el mundo del marketing digital puedes cometer muchos errores, lo cual es válido, es una de las mejores maneras para aprender con base en prueba y error.

Notas relacionadas:
El rap del Big Data: branded content para profesionales del marketing digital
Las cinco S’s del marketing digital
5 tips para mejorar tu campaña de marketing digital

Pero no tienes nada de que preocuparte. Es normal equivocarse para determinar la estrategia adecuada, pues ni los más expertos tienen la fórmula exacta.

Te compartimos algunos de los errores más comunes que pueden estar deteniendo tu éxito en social media.

1. Asumir que todos te van a leer por el hecho de empezar tu blog
Ya diste el paso más importante, arrancaste y comenzaste a publicar, pero eso sólo es la mitad del trabajo. No esperes a que alguien más lo comparta y lo promueva por ti. Aún los mejores contenidos necesitan promoción. No importa si ya tienes un nombre que te respalde, invariablemente necesitas tener presencia y actividad en redes para poder viralizar tu contenido y ser visto por los lectores.

2. Olvidar tus viejos post
Volver a publicar algún contenido que compartiste hace tiempo puede ser un buena estrategia para tu página. Muchas veces el momento en el que lo escribiste no tuvo el impacto que podría tener ahora, tal vez no tenías la misma cantidad de seguidores.

Si bien las ideas, los tiempos y las tendencias cambian, podrías retomar una idea de un viejo post y ajustarla al momento que estás viviendo.

3. No actualizar tu contenido constantemente
Puede escucharse obvio, y podrías pensar “No se necesita ser un genio para saber eso.” Todos intuimos que debemos estar actualizados y con temas frescos, pero los que nos movemos en estos medios sabemos que a veces la falta de inspiración o información de valor es un problema con el que nos enfrentamos a diario. Si tu cabeza está por estallar, puedes darte una vuelta en tus publicaciones anteriores y sacar información para convertirla en imagen o en una infografía, de tal forma que lo transformes en un contenido completamente nuevo. Nuevamente “No olvides tus viejas notas.”

4. Si no envío newsletter, no necesito los correos de nadie
¡Error! Estás iniciando y probablemente no está en tus planes más cercanos hacer un newsletter, pero ¿qué tal en un año o dos? No des por hecho que si no los vas a usar, no los vas a necesitar después. Piensa a futuro, si tienes la opción y tus lectores están dispuestos a hacerlo, ve armando tu base de datos.

5. Creer que con un botón de compartir es suficiente
Sin llegar a saturar tu página con botones y banners molestas, poner dos o tres no está de más. En muchas ocasiones tus lectores van a querer compartir tu información pero al no ver un botón en la mano pueden olvidarse de la idea o decir “luego”, por el simple hecho de la flojera de regresar al inicio de tu publicación. Uno al inicio, uno al final y puedes ser que un pop up en la barra lateral no sea mala idea.

6. Tener presencia en todas las redes sociales
Es cierto que debes tener presencia en redes, tal vez algunas de ellas son tan populares que quieras llevar tu mensaje al universo de personas que se encuentran en Internet. Antes de dejarte llevar por la emoción, debes plantearte bien cuál va a ser tu estrategia a seguir, debes estar consciente de que cada red necesita un plan diferente y todavía más importante, no todas funcionan para todos, probablemente el target al que te quieras dirigir no se encuentra en la red más popular si no en una que es más afín a tus ideas, productos o servicios.

7. Publicar una sola vez tu contenido
Te tardaste horas en armar ese gran artículo, buscaste las imágenes perfectas, que encajan a la perfección con el video que te demoraste tanto en encontrar con la duración exacta. Lo publicas, lo compartes en las redes y crees que con eso las cosas seguirán su curso y el mensaje llegará a todos tus seguidores. Debes estar consciente de que no todas las personas están conectadas a la misma hora, todos aquellos que no se encontraban en ese momento probablemente lo perdieron y no volverá a aparecer en su timeline. Compártelo las veces que sea necesaria, puedes probar con un copy diferente o una imagen distinta.