Ante la situación que estamos viviendo, aprender a vender tu marca, producto o servicio es fundamental para conseguir un nuevo empleo, lograr que un inversionista apueste por ti, o incluso promoverte de tu misma empresa.

Una de las herramientas que puede ayudar a conseguir tu objetivo es el pitch, el cual es una presentación verbal concisa y clara en la que explicas a qué te dedicas, esto con el objetivo de que la otra persona te contrate.

Para que sea eficaz y logres tu objetivo, es importante que utilices ciertas claves que te ayuden a transmitir eficazmente tus ideas a través de las conversaciones con tu audiencia, para que de esta manera puedas promover la imagen de tu marca, servicio o producto y conseguir tu objetivo:

Transmite tu mensaje en menos de 20 minutos: un factor que es importante considerar es el tiempo. Diversos estudios demuestran que la atención sostenida de una persona sólo puede mantenerse en periodos de no más de 20 minutos, una vez transcurrido ese tiempo, la atención empieza a decaer. Por esta razón es recomendable que tu pitch tenga una duración de 15 minutos o menos.

Comunica una idea: Es importante que tu conversación gire en torno a una idea que te conduzca a ti y sobre todo a tu audiencia a comprender mejor la conversación y el objetivo al que quieres llegar.

Incluye el Storytelling: las historias tienen mayor contundencia porque llegan a la mente y al corazón, sobre todo, cuando la gente percibe que cuentas una historia, hay mayor posibilidad de que la recuerden; si es una historia propia, causa mayor impacto.

Llama la atención desde el inicio: Busca empezar con frases que despierten la curiosidad de tu audiencia y puedas mantenerlas atentas desde el momento en que das comienzo a tu conversación.

Evita tecnicismos: el lenguaje que utilices debe ser sencillo y fácil de digerir. Es ideal que el mensaje que transmitas sea tan claro que hasta un niño lo pueda entender.

Haz contacto visual: eso hace que las personas confíen en ti más rápido y estén más abiertas a lo que dices.

Utiliza tu sentido del humor: con ello mejorarás la complicidad con tu interlocutor, ya que abres los canales de comunicación y te muestras más cercano.

Ahora que ya conoces todas estas estrategias, es momento de que puedas aplicarlas a tu favor, potencializar tu branding personal e impulsar tu marca de una manera efectiva de forma que puedas alcanzar el objetivo propuesto.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299