3 formas sencillas de ‘estirar’ nuestro tiempo

Sin importar el área profesional, el lugar de residencia o procedencia, en la actualidad, uno de los deseos compartidos por gran parte de los habitantes de este planeta es encontrar como maximizar el tan preciado tiempo, para no ahogarse ante la sensación de que no se tiene suficiente para cumplir con todo aquello que se desea hacer. Y es que entender como se maneja el tiempo y la percepción que de él se tiene, puede contribuir a administrarlo mejor.

Notas relacionadas:
5 tips para no perder el tiempo
4 consejos para trabajar de forma más inteligente, no más tiempo
10 consejos para mejorar la felicidad de los dueños de Pymes

Cuando se siente que se tiene tiempo para hacer las cosas, la percepción de éstas cambia y el mundo parece mejor, más abierto y por ende se suele estar más motivado a probar, hacer y explorar. Por el contrario, si se siente la falta de tiempo, las sensaciones son de angustia, ansiedad, estrés, por citar sólo algunas.

Para aprender a manejar la percepción del tiempo, que a su vez contribuirá a su mejor manejo, he aquí tres métodos sorprendentes, respaldados por investigaciones y que han sido reseñados en la web iDoneThis, para expandir la sensación de tiempo, al tiempo que sirve de motivación para usarlo mejor.

1. Usa tu tiempo para brindarlo a otros o para estar con otros

Una de las opciones que parecen más contradictorias para cambiar la percepción de falta de tiempo, es el brindar parte de tu tiempo a otros, tal como señala Cassie Mogilner, de Wharton School en la Universidad de Pennsylvania, quien encontró en sus investigaciones, que en vez de pasar ese tiempo libre inesperado en soledad, el invertirlo en estar con otros o hacer cosas para otros,  se amplia el sentido de tiempo presente y futuro.

Por ejemplo, en uno de los experimentos en que se proponía a los participantes escribir una carta a un niño seriamente enfermo o contar en número de letras ‘e’ en un texto en latín, quienes se dedicaron a la primera tarea, sintieron que tenían más tiempo.

Mientras que en el experimento de seguimiento, Mogilner  y sus colegas, pidieron a los participantes pasar entre 10 y 30 minutos “haciendo algo para si mismos, que no tuviesen planificado hacer hoy”, mientras que a un segundo grupo se les solicitó “Pasar entre 10 y 30 minutos, haciendo algo para otros, que no hubiesen planeado hacer ese día”, con resultados similares a los anteriores, pues el dedicar tiempo a otros o a estar con otros expande la sensación de futuro.

Según explica Mogilner, esta expansión se debe al incremento del sentido de utilidad y efectividad que da el ayudar a otros. Y aun cuando relajarse frente al televisor o dándose un masaje puede ser agradable, con este tipo de actividades, no aumenta el sentido de “autoeficacia”, lo que podría explicar porque a pesar de que en los tiempos actuales existen más actividades de placer personal, muchas personas no sienten que estas le brinden sensación de ‘ganar’ tiempo.

Por el contrario, invertir tiempo en otros, contribuye a disminuir la sensación de agobio, por tratar de ‘exprimir’ el día para lograr cumplir con todo. Además, para lograr esto, no hace falta invertir gran cantidad de tiempo, según explica Mogilner, pues bastarán con 10 o 15 minutos diarios usados para hacer algo por alguien o estar con alguien que lo necesite.

2. Busca lo “maravilloso”

Cuando se piensa  en esos momentos en que se ha descubierto algo “maravilloso” (no tiene que se descomunal, simplemente cosas o situaciones que inspiran y sorprenden), aquello que no esperabas y cambia la forma en que se percibe el universo y el lugar que ocupamos en él, la sensación de tiempo se expande, tal como han encontrado las investigadoras Melanie Rudd y Jennifer Aaker de Stanford y Kathleen Vohs de la Universidad de Minnesota en sus estudios.

El sentimiento de “maravillarse” en si mismo es expansivo y produce sensación de  entendimiento y plenitud, como lo puede ser apreciar la belleza de un paisaje o visitar un lugar que recuerda momentos agradables de la niñez.

En uno de los experimentos llevado a cabo por las investigadoras, los participantes debían visualizar imágenes comerciales con hermosas cascadas o astronautas en el espacio, percibieron contar con más tiempo, que quienes observaron imágenes comerciales de personas felices. Y no sólo aumentaba la sensación de tiempo sino las ganas de ser voluntario para ayudar a otros, porque se sentían menos impacientes.

Buscar lo “maravilloso” contribuye a vivir el presente, a captar la atención, tan como se explica en el estudio, lo que evita que la mente se preocupe por cuánto tiempo se tiene. Y no hacen falta experiencias extremas, con un minuto de imágenes que llevaran a experimentar ese sentimiento, las investigadoras observaron el efecto deseado.

Por ello recomiendan cosas tan simples como “maravillarse” con la naturaleza, mirar el cielo durante la noche o el viajar, para enfocarse en el aquí y el ahora mientras se disfruta de lo nuevo.

3. Programa lo bueno

Disfrutar del momento aumenta la felicidad y la sensación  de tiempo, pero cuando se esta ocupado, la mayoría no se permite ni disfrutar de unos segundos de placer porque se piensa en todo lo que queda por terminar y la culpa crea un círculo vicioso que hace más complicado detenerse un momento para invertirlo en ese disfrute, que puede cambiar la percepción del tiempo y con ello el animo del día.

En la investigaciónpublicada en The Journal of Consumer Psychology, llevada a cabo por Aaker, Rudd, y Mogilner, se examina como repensar en el tiempo afecta a la felicidad y se concluye que esta relacionada con la sensación de control del tiempo que se tenga.

Es decir, si se percibe que se tiene libre y la capacidad de control sobre ese tiempo, se muestra una sensación de satisfacción con la vida así como de felicidad, sin importar la cantidad de tiempo que se tenga.

Esto se debe a que las personas sienten que no son victimas de fuerzas externas que escapan a su control, por lo que se recomienda utilizar ese sentido de control para planificar como se invierte ese tiempo libre, en vez de dejarlo al azar. En otras palabras, si se quiere hacer ejercicio o visitar a un amigo, se debe apuntar en la agenda. Es una cita, con uno mismo.

Parece simple, pero, como explica Aaker , aun cuando muchos sabe que les hace sentir mejor, existe una gran diferencia entre lo que se “quiere” hacer y la forma en la que realmente se utiliza el tiempo. Por ello apuntar, brinda mayor sensación de control, pues según sus investigaciones, quienes así lo hacen, son más proclives a llevarlo a cabo. Y disfrutar de ello.

Tres formas de ayudar a cambiar la percepción del tiempo que a su vez contribuirán a hacer un mejor uso de éste para lograr, sin tanto agobio, distribuirlo de forma más equilibrada. Mientras más se piensa en su falta, más oprime, y menos efectivo se es. Aún cuando se tenga tiempo libre.