• Entre las marcas firmantes se cuentan Google, Amazon, Bank of America, Apple y Facebook

  • También se unieron a la defensa de la comunidad LGBT+ Uber, Microsoft, Nike y Citigroup

  • La organización the Human Rights Campaign, que recolectó las firmas, presumió 206 marcas en su lista

Aunque ya ha acabado el Pride Month, las acciones de las marcas a favor de la comunidad LGBT+ no paran. De acuerdo con Reuters, múltiples compañías de Estados Unidos (EEUU) se han pronunciado ante la Suprema Corte del país. En una carta, con más de 200 empresas firmantes, se pedía determinar que la discriminación laboral contra empleados de este grupo va en contra de los derechos civiles. Esto, en respuesta a casos aún en debate en el tribunal.

Los casos en cuestión discuten la situación de dos hombres gay u una mujer transgénero que habrían sido despedidos por su orientación sexual. La Suprema Corte debe determinar si el Acta de Derechos Civiles de 1964 también aplica a la comunidad LGBT+. Según el presidente Donald Trump, los miembros de este grupo no están contemplados en la ley. El texto expone que nadie puede ser discriminado laboralmente por su sexo, género, raza, religión o origen.

Marcas a favor de la comunidad LGBT+

Durante junio, varias marcas intentaron sumarse a la tendencia del Pride Month. Muchas tuvieron iniciativas que no fueron bien recibidas por el público LGBT+. Más atinadas fueron las campañas de Domino’s o Sprite, cuyo mensaje fue bastante más adecuado al tono de la celebración. Pero las controversias no se limitaron a proyectos desatinados. También se vieron cuestiones como la de Google, que inició un conflicto con algunos miembros de su personal.

Es crucial entender el momento que se vive en EEUU con respecto a los derechos LGBT+. Varias empresas y negocios se han negado a hacer negocios o dar servicio a miembros de la comunidad. Parte de la lógica ha sido que, en su libertad de expresión, no se les puede forzar a mostrar su inconformidad religiosa. Esta lógica fue empleada recientemente en la corte.

Que 200 compañías de EEUU defiendan una decisión de la Suprema Corte a favor de los derechos laborales de la comunidad LGBT+ no es algo menor. Una determinación de este tipo resultaría en un precedente legal federal. Uno que podría utilizarse a futuro para resolver otros conflictos a favor de esta población. Sumergirse en semejante controversia va más allá de buscar visibilidad por tendencia. Implica que las marcas, si ganan, serán parte de la historia.

Al mismo tiempo, ello también significa un mayor nivel de responsabilidad. Ser parte de las marcas firmantes implica que no se pueden protagonizar más escándalos contra la comunidad LGBT+. Y aunque parece una tarea sencilla, en muchas ocasiones es algo complejo de lograr.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299