Volkswagen renació de las cenizas y aquí está: primera fabricante del mundo

Internacional.- Luego de un 2015 complicado, con el fraude y escándalo de las emisiones de gas, nadie esperaba este resurgimiento de Volkswagen. Superó a Toyota y es el mayor fabricante de autos del mundo.

El fabricante de automóviles japonés Toyota, líder del mercado desde 2008, cedió su lugar en 2016 a su mayor competencia, la alemana Volkswagen.

En efecto, la marca del escándalo de 2015 de las emisiones de gas que determinó pérdidas millonarias y una caída sin precedentes en su imagen, parece estar recuperada y se convirtió el año pasado en el mayor fabricante de automóviles del planeta.

VW llega por primera vez a este lugar en el podio, luego de que Toyota dominara el mercado desde 2008 hasta 2015, con la única excepción de 2011, cuando General Motors pudo superarla con la ayuda de la naturaleza (fue el año del tsunami en Japón, que mermó notablemente la producción de autos de la marca nipona).

La primera posición de VW en 2016 ya se advertía en el primer trimestre, cuando lo adelantáramos en Merca20.

En resumen, en 2016:

  1. Volkswagen 10,3 millones de autos (+3,8%)
  2. Toyota 10,18 millones de autos (+0,2%)
  3. General Motors 9,8 millones de autos (sin confirmar)
  4. Renault-Nissan (sin confirmar)

La novedad encuentra al grupo Volkswagen, matriz principal de 12 marcas –entre las que se cuentan VW, Audi, Porsche, Seat, Skoda y Bentley–,  en una posición muy diferente a la de 2015, cuando el DieselGate de septiembre de ese año había “demolido” su imagen.

Lo que viene

El duelo con Toyota en 2017 será diferente a los años anteriores, porque el escenario cambió. Con las nuevas políticas internas de los Estados Unidos a cargo del magnate Donald Trump, hay que ver cómo organiza cada terminal su sistema de producción para no perder mercado y poder cumplir con las premisas de “America first”.

Toyota prevé vender entre sus marcas (Toyota, Lexus, Daihatsu y Hino Motors) 10,23 millones de autos en 2017, una cifra superior a la de 2016, que se sostuvo principalmente gracias a un crecimiento del 5,5% en Japón. En el resto del mundo apenas creció un 0,6%, según dio a conocer la propia empresa este lunes.