Utiliza las “soft skills” para potencializar tu marca personal

El desarrollo de habilidades resulta una ventaja competitiva para desempeñar puestos directivos, sin embargo, no todo consta del conocimiento académico o profesional. Las habilidades que derivan de nuestras aptitudes juegan un papel importante para alcanzar el éxito.

Es claro que el mundo profesional evoluciona constantemente y con ello, las habilidades requeridas para enfrentar los nuevos retos de trabajo cada vez son más específicas. Los requisitos que buscan los reclutadores se han ido moldeando a la diversidad laboral y al desarrollo que ha tenido el entorno de las empresas, provocando que actualmente demanden a cada candidato características o habilidades concretas.

Por un lado, se evalúan las habilidades técnicas, también llamadas habilidades duras o hard skills, basadas en el conocimiento adquirido a lo largo de la formación académica o laboral, las cuales deben mantenerse en constante actualización; por otro se valoran las habilidades blandas o soft skills que son aquellas referentes a los rasgos, características y atributos personales que permiten a las personas integrarse exitosamente al ambiente laboral y se adquieren en el día a día.

Un informe de la empresa de soluciones de reclutamiento iCIMS-Hiring Insights, destaca que el 94% de los reclutadores considera que un colaborador con potenciales habilidades blandas tiene más oportunidad de ser promocionado a puestos de liderazgo que un colaborador con más antigüedad o experiencia pero que carece de estas habilidades. Las habilidades blandas son más importantes para el liderazgo y puestos directivos, así lo señalaron el 58 por ciento de los profesionales consultados en este estudio.

Según la empresa de posicionamiento online 1&1 IONOS, las soft skills más solicitadas se pueden dividir en tres categorías:

Habilidades interpersonales: tienen que ver con lo que te hace único como persona. Por ejemplo: resiliencia, compromiso, motivación, autodisciplina, responsabilidad, confianza y seguridad en uno mismo.

Competencias sociales: Estas se relacionan a la interacción con los compañeros y superiores. Entre ellas: empatía, capacidad de integración y comunicación, trabajo en equipo, formas de interacción, etc.

Habilidades metódicas: son aquellas que te ayudarán a reforzar tus habilidades blandas, como: capacidad de organización y de análisis, técnicas de presentación, resolución de problemas, resistencia al estrés.

El desarrollo de las habilidades blandas, además de abrirte nuevas oportunidades, formará parte de tu marca personal convirtiéndose en un rasgo único que te distinguirá del resto de tus compañeros. De estas habilidades, las que son más valoradas por las empresas suelen destacar: las habilidades de comunicación, trabajo en equipo, toma de decisiones, solución de problemas, administración del tiempo y habilidades de negociación y la forma de adquirir, procesar y desarrollar información.

Recuerda que si no posees alguna de estas habilidad, puedes trabajar en desarrollarlas y potenciarlas significativamente ¡Yo puedo ayudarte a lograrlo! Escríbeme en mis redes sociales para más información.

loading...