• Hasta el momento hay más de 1.7 millones de asistentes confirmados, así como otros 1.3 millones de interesados

  • La idea detrás del evento de Facebook es que “si llegamos al mismo tiempo, no podrán detenernos

  • Bud Light no señaló en su campaña un tiempo límite para reunir los 51 mil retweets

En ocasiones, lo que empieza como un chiste puede llegar muy lejos. Hace días comenzó a circular en Facebook el evento Storm Area 21. La página invita al público a reunirse el próximo 20 de septiembre en el famoso campo de entrenamiento en Nevada, con el objetivo de “ver alienígenas. Se ha vuelto tan viral, que incluso el mismo Ejército de Estados Unidos (EEUU) ha mostrado preocupación. Y más de una campaña ha decidido sumarse a la tendencia.

Una de las marcas es Bud Light. De acuerdo con Adweek, la cervecera lanzó una campaña en redes sociales, específicamente Twitter. En su primer publicación, dio a conocer el arte conceptual de una lata edición especial inspirada en el Área 51. Cuando los usuarios le preguntaron a la marca si se trataba de una broma o una promoción real, respondió que lanzaría el producto de alcanzar 51 mil retweets. Ya llevan poco más de 28 mil.

El peligro de usar memes en una campaña

Dada la naturaleza viral de estos contenidos, varias compañías se han intentado sumar a (u ocasionado) innumerables memes. En abril, Nickelodeon capitalizó el contenido humorístico en redes sociales alrededor de su serie Bob Esponja. KFC, semanas antes, se aprovechó del ruido que generaba la marca Fortnite para ganar algo de difusión fácil. Y Apple, en su intento por promocionar una nueva gama de tablets, explotó en redes a finales de marzo.

Sin embargo, sumarse a los memes no siempre es algo positivo para las marcas. Cinemex, queriendo subirse a la tendencia de los Oscar, pasó por insensible por un meme del hijo de Alfonso Cuarón. Chase demostró poca conexión con sus usuarios en una publicación de Twitter en abril. Incluso se ha dicho que estos contenidos podrían violar los derechos de autor.

Bud Light también está caminando una delgada línea al sumarse a Storm Area 51. No sería la primera vez que un evento de Facebook se vuelve viral y se sale completamente de control. Por supuesto, la publicación no hace referencia directa al plan de invadir la base militar. Pero el que una marca de renombre se sume a la broma, por más ridícula que sea, ayuda a legitimarla. Y si ya es un problema de seguridad nacional, no debería ser algo que se tome a la ligera.