3 Técnicas eficaces para ser disruptor y destacar sobre la competencia

Claves para dar forma a la estrategia en dispositivos móviles
Foto: Bigstock

Identificar lagunas comerciales, transformar conceptos y cambiar las reglas del juego son algunos elementos eficaces para convertirse en una marca disruptiva, la cual pueda tener la capacidad de mantenerse a la vanguardia en su respectivo sector y formar parte de la agenda del consumidor.

Aunque no es solo significa hacer las cosas de una manera diferente, ser disruptivo también se relaciona con el conocimiento y las estrategias, ya que busca conocer de manera general el panorama de una industria y con base en eso forjar una ventaja sobre la competencia. Es decir, identificar una nueva oportunidad que las marcas ya establecidas no ven y desaprovechan.

Para que los disruptores identifiquen las necesidades de un mercado en constante cambio y luego satisfagan a las mismas de manera más efectiva, deben cambiar su perspectiva de atención para ofrecer un mejor enfoque. Así, es normal que un sector tradicional se sacuda por al menos un nuevo elemento disruptor. El ejemplo es claro con la startup Airbnb, donde su modelo ha competido directamente con grandes cadenas de hoteles en diferentes lugares del mundo.

Desde servicios financieros hasta la atención sanitaria, las nuevas tecnologías inspiran soluciones ingeniosas a problemas antiguos y atraen a los empresarios que buscan experimentar en la industria desde diferentes perspectivas. De acuerdo con cifras de TheCompany, las marcas gastan hasta el 80 por ciento de su presupuesto buscando reafirmar su lugar como marca.

El hecho de que estar en una comunidad tan unida e interconectada es una de las razones clave por las cuales la interrupción puede llevar tiempo, pero no es motivo para dejar los esfuerzos de lado.

Estas son algunas de las lecciones clave para ser disruptivo

1) Aplicar el conocimiento de la industria en el mercado

Para ser un disruptor, una empresa tiene que darse cuenta de que es igualmente importante el conocimiento interno para crear una perspectiva externa, tanto desde el lado del cliente, como del mercado. Así, puede desafiar la forma en la que se hacen las cosas.

2) Apuntar a la marca establecida

Cuando las prácticas y actitudes anticuadas están tan arraigadas en la forma en que se hacen las cosas, el cambio debe venir de arriba hacia abajo, por lo que se tiene que conocer el enfoque que tiene el líder del sector.

3) No escatimar en la investigación

Cuando una empresa quiera cambiar las reglas del juego y darle un giro a su posición, es fundamental que esté preparada para ejecutar sus ideas. Antes de eso, por medio de una investigación a profundidad, estudios cuantitativos y cualitativos y conocimiento del público objetivo, se podrá demostrar que la forma en que los clientes quieren hacer negocios ha cambiado y buscan una oferta que los lleve a nuevos mercados.