Sólo subsistirán las universidades socialmente comprometidas, que respondan a la sociedad del conocimiento

Los miembros del Consejo Directivo de la Academia Mexicana de la Comunicación recientemente fuimos invitados a una charla con el rector de una de las más importantes universidades del país. Nuestro anfitrión se refirió al entono VUCA -acrónimo utilizado para describir o reflejar la volatilidad, incertidumbre (uncertainty en inglés), complejidad y ambigüedad de condiciones y situaciones del mundo surgido tras el fin de la Guerra Fría y que afecta y seguirá afectando a la sociedad-. Este entorno, aderezado con los impresionantes avances tecnológicos de los últimos años, plantea grandes retos para la educación. Es un hecho que la carrera universitaria que más demanda tendrá dentro de 20 años todavía no ha sido desarrollada. El cambio, como una constante, exige replantear la formación de los recursos humanos que demandará el aparato productivo en el mediano y largo plazos.

Las universidades deben salir de su zona de confort y afrontar los cambios. Sin embargo, hacer prospectiva sobre el futuro de las universidades es muy difícil. 

En un interesante artículo, denominado La Universidad del Futuro, que publicó en su blog, Andrés Pedreño se pregunta ¿cómo afectarán la sociedad digital, la innovación disruptiva y las tecnologías a la universidad?  Plantea una universidad del siglo XXI cercana a la sociedad de nuestro tiempo, socialmente comprometida, que responde y lidera las respuestas a los retos de futuro de la sociedad global, digital y del conocimiento. Plantea siete atributos “deseables y utópicos” para las universidades del futuro:

1. Formación universitaria abierta, adaptativa, global e hibridada.

2.  El entorno creativo de las clases presenciales (y virtuales). Su reinvención.

3. Investigación abierta relevante y comprometida socialmente con la innovación y el progreso.

4. Los campus inteligentes: ecosistemas de innovación anticipativos del futuro

5. La universidad del emprendimiento, la innovación y la creatividad. El emprendimiento de los universitarios como factor clave de la sociedad del conocimiento.

6. La Universidad sin fronteras: globalización, internacionalización y el ámbito local

7. Un nuevo modelo de Universidad capaz de interactuar con la sociedad digital de su tiempo y aportar soluciones relevantes ante cambios disruptivos.

La Universidad del futuro debería ser mucho más proactiva a la hora de dar soluciones a los temas complejos de nuestro tiempo y en las direcciones correctas. Aparte de los grandes temas que afectan a la humanidad de nuestro tiempo, hay una gran agenda de cuestiones que viene generadas por los procesos de cambio:  neutralidad de internet, privacidad, nuevas leyes de propiedad intelectual, patentes… Además de medidas eficaces para luchar contra la corrupción, generación de empleo calificado, emprendimiento. En este nuevo modelo de Universidad del futuro quedarían fijados parámetros tales como:

La relevancia social de la Universidad en la era del conocimiento. la cultura de la educación como fuente de progreso de la sociedad en todas sus vertientes.

La autonomía universitaria real como un principio fundamental para la libertad y el progreso, sujeta no obstante a la asunción de la mayor diligencia y responsabilidad en el uso eficiente de los recursos públicos,

La apuesta por el talento, la creatividad y la sensibilidad humanística de los alumnos.

La universalidad del conocimiento y la utilización de herramientas avanzadas para su instrumentación real en todos los rincones del globo haciendo posible la democratización real de la educación superior.

El respeto a la riqueza de nuestra diversidad cultural de un mundo global, la movilidad y el intercambio universitario. 

El reto de la libertad y la ética sin restricciones. El compromiso permanente de las universidades con la cohesión social y los principios éticos y morales.

El desarrollo de la sociedad digital, liderando vertientes como el open data, e-govermment e-democracy. El derecho al acceso a la información, la neutralidad de Internet.

Sólo subsistirán -nos dijo el rector- las universidades públicas y las grandes universidades privadas, pues la fuente principal para la subsistencia de estas últimas ya no serán las colegiaturas -que no estarán al alcance de la mayoría de los actuales alumnos- sino el fundrising, el patrocinio de grandes empresas, en sociedad para el desarrollo de patentes y proyectos productivos. Las universidades “patito” están condenadas a desaparecer.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.