Inmensas cantidades de dinero parecen ser clave para gozar de un sueño tranquilo, profundo y de calidad. Esto es lo que dice un estudio llevado a cabo por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos. Mientras el 66 por ciento de las personas que superan el umbral de pobreza por 400 por ciento pueden dormir un promedio de ocho horas al día, solo el 55 por ciento de los que viven por debajo del umbral de pobreza descansaron de siete a ocho horas como máximo. Es decir, a veces la calidad de sueño está determinada por los niveles socioeconómicos.

Las causas de lo anterior son diversas: los millonarios tienen menos preocupaciones a nivel financiero y gozan de mejores condiciones físicas para conciliar el sueño. Viven en propiedades grandes en barrios tranquilos con escasa inseguridad y en situaciones de aislamiento donde el ruido no perturba su descanso. A nivel mental son más propensos a estar relajados y confiados en su futuro.

En la otra cara de la moneda se encuentran los que gozan de menos privilegios,  quienes habitan en zonas más inseguras dentro de casas pequeñas y es probable que el estrés ante la falta de dinero también sea un factor para dormir menos y mal. Asimismo son personas que a menudo tienen más de un trabajo para subsanar sus delicada economía, lo que los obliga a trabajar hasta altas horas de la noche. El Centro de Control y Prevención de Enfermedades define que la falta de sueño es una “epidemia de salud pública”.

También lee:

Hay un hábito de los multimillonarios que deberías adoptar en estos momentos

Los trucos de ahorro de los millonarios que podrían beneficiar tu economía

Hay que tomar en cuenta que el estilo de vida de una persona millonaria puede influir en su calidad de sueño. A menudo el ejercicio que practican, los viajes que realizan, los alimentos que consumen y la vida social que llevan influyen en llevar una existencia realizada que les permite conciliar el sueño con mayor facilidad.

Po ejemplo, los CEO de algunas de las empresas más famosas y poderosas a nivel mundial tienen hábitos que les aseguran una vida sana. Es el caso de Jack Dorsey, dueño de Twitter. Todos los días camina 8 kilómetros hasta su trabajo, lo cual es un ejercicio que le asegura un promedio de sueño de entre siete y ocho horas al día. Además de que practica el excursionismo y la meditación en sus ratos libres, actividades que le otorgan el desgaste necesario para que por las noches pueda concebir el sueño con rapidez y efectividad.

¿Cómo dormir bien, según la ciencia?

Reyes Haro Valencia director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS), recomendó practicar ejercicio al menos tres veces a la semana y no ingerir líquidos durante las tres horas previas antes de dormir. Evitar el consumo de grasas e irritantes también es un buen consejo para evitar levantarse al baño en las madrugadas.

“El sueño es la parte fundamental para lograr nuestras metas (en este año). Sin salud no podemos hacer nada y el sueño es un protector del corazón, del sistema nervioso y un regulador del hambre, por lo que dormir significa estar sanos”, finalizó, afirma Haro Valencia.

Tomar un baño, leer un libro o una revista o escuchar música tranquila media hora antes de acostarse ayuda a eliminar tensiones del día. «Estas actividades ayudan a nuestra corteza cerebral a sincronizar sus patrones de activación, con lo que es más fácil la inducción del sueño», señala el neurocientífico Diego Redolar, neurocientífico de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299