Ser o no ser consultor: Aquí está el dilema

—¿Sabes cuál es la diferencia entre una puta y un consultor?—Me pregunta , mientras ríe a carcajadas, un tal Sergio Pereira, famoso consultor carioca en entrenamiento, liderazgo, mercadotecnia y capacitación, con más de 25 años de horas de vuelo impartiendo cursos de liderazgo y aceptación del cambio.

—Ni idea—Respondí muy rápido y volví a concentrarme en mi Gin Tonic.

—Que la puta a veces dice que no y el consultor siempre dice que sí.—Se limpia el sudor y me mira directo a los ojos.

Hay consultores muy buenos y pésimos consultores. Hay de todo, los que engañan y los que son verdaderos aliados. Leales. Los que sólo quieren sacarte el dinero, como las putas, o los que realmente te generan ahorros, y ¿Tú serías un buen con consultor? Si no me escuchas y atiendes mis mandamientos, lo dudo. Escúchame y toma notas. Porque nunca se sabe si algún día serás consultor de alguien o necesitas de un buen y auténtico consultor para salvar el pellejo, el puesto o el trasero.

¿Qué es un consultor ahora? En estos momentos de posverdad, posmodernidad y de incertidumbre. Un verdadero consultor es un experto en el tema que como su nombre en latín lo dice es a alguien a quien se le consulta, se le pide una opinión para tomar una decisión clave. Este es el principal axioma de un consultor. Es un verdadero excepto en praxis y teoría de lo que da su opinión. Ojo, digo es quizá más práctico que académicamente teórico. Tiene experiencia en sentido común, no necesariamente en años. Usa su astucia como un brújula de supervivencia para salvarse así mismo y a sus clientes. Es un agente del sentido común. Un mercenario de los negocios, siempre hambriento, con la lealtad suficiente para aguantar todo , hasta el último momento en espera del botín para todos. Al mismo tiempo es un proveedor pero que tiene voz de cliente, Que es leal a quien aconseja. Que quiere ayudar auténticamente. Más allá de los dineros pero en espera de los dineros. Un consultor es una guía práctica, como una máquina revolvedora de problemas con sentido común y lógica.

¿Cuáles son las tres peores cosas y las tres mejores cosas de un consultor?

1. Es efímero. Con caducidad. Exprímenos mucho y muy fuerte porque de lo bueno poco en tiempo y sustancia.

2. Es una herramienta de soluciones drásticas, concretas y determinantes. Sin vacilaciones.

3. Es un loco creativo que requiere dirección para solucionar y entendimiento de las

necesidades reales.

Lo bueno en tres

Potente en sus soluciones. No es gris, es un color primario en concreto.

2. En una hora sabes si es bueno o fake, si te puede ayudar o sólo te quiere sacar tu dinero.

3. Es un motor motivador de cada empresa o marca. Es un agente libre y un lobo solitario que sobrevive con los éxitos para seguir solo.

Compartir
Artículo anterior¿Por qué nos llega dos meses después “La vida secreta de tus mascotas 2”?
Artículo siguienteCómo poder aprender y disfrutar más de los vinos
Comunicador de la Universidad Iberoamericana y maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Académico con más de 6 años de experiencia en diferentes universidades. Fundó su agencia hace más de 10 años de la nada -InTrend, the Next Marketing-. Ha asesorado a marcas como adidas, El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, (Bodegas La Negrita) BLN, Royal DSM (Ciencia y nutrición) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. Ha sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar. Twitter @pacosantamaria Instagram @pacosantam