x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Rechaza J&J que su vacuna sea similar a la de AstraZeneca y que por eso provoque coágulos

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Varios expertos han señalado que los casos de coágulos en las vacunas de J&J y AstraZeneca podrían responder a la tecnología que usan
  • En EEUU, ya se ha distribuido la vacuna de J&J a más de siete millones de personas, pero solo han surgido seis casos de coágulos sanguíneos

  • Dentro de Europa y Reino Unido hay una situación similar para la fórmula de AstraZeneca, con millones inmunizados y solo unas decenas de casos

  • La mayoría de las instituciones que han opinado sobre el caso de estas dos fórmulas están de acuerdo que el riesgo de la COVID-19 es mayor

Las vacunas anti-COVID de J&J y AstraZeneca tienen dos cosas en común. Primer, ambas han sido ligadas a casos extraordinarios de coágulos sanguíneos en una fracción de las personas que han recibido su fórmula. Ademas, las dos usan una versión modificada de adenovirus, los microorganismos causantes de los resfriados comunes. Éstos se emplean como vectores en sus respectivas dosis para que se pueda crear la respuesta inmune deseada en los pacientes.

Esta similitud ha provocado que varios especialistas apunten que la incidencia de coágulos en la sangre está, de alguna forma, ligada al uso de los adenovirus. De acuerdo con Reuters, hoy científicos de J&J han rechazado este nexo. Los especialistas de la farmacéutica afirman que, si bien la tecnología es similar, los vectores en la fórmula de AstraZeneca son “sustancialmente diferentes”. Lo anterior también significa que sus efectos biológicos serían bastante distintos.

Macaya Douoguih, científica de la división de vacunas de J&J, Janssen, afirmó que la vacuna de AstraZeneca usa un adenovirus de chimpancés. Por su lado, la fórmula de su equipo está empleando un microorganismo humano. Reafirmó que ambos vectores parten de familias virológicas distintas, y emplean diferentes receptores celulares para invadir el cuerpo. También reafirmó que no hay un nexo claro entre la formación de coágulos sanguíneos y su fórmula.

Continúa el drama de las vacunas anti-COVID

Las declaraciones de esta científica de J&J parten de varios comentarios en la comunidad médica que han sugerido esta relación entre su caso y el de AstraZeneca. Agentes como The Conversation han dicho que la presencia de coágulos en las fórmulas que usan adenovirus y su presunta relación es pura especulación hasta ahora. Al mismo tiempo, han apuntado que el tipo de coagulación que se ha detectado parece estar ligada a una respuesta inmune inusual.


Notas relacionadas

Pfizer y Moderna no revisarán vacunas por coágulos como sugirió J&J ¿Perderán la confianza del consumidor?

J&J ya no venderá productos para aclarar la piel, tras acusaciones racistas

Johnson & Johnson inicia pruebas en humanos de su vacuna contra el COVID-19


Tal vez lo más importante de destacar tanto en el caso de J&J como el de AstraZeneca, es que la incidencia de coágulos sanguíneos luego de la vacunación es notablemente baja. En datos de WCNC, la posibilidad que alguna de estas fórmulas provoque este efecto secundario es más baja que una en un millón, con una tasa de incidencia de 0.00009 por ciento. Aún así, el problema es que podría ser un síntoma potencialmente mortal, si no se atiende a tiempo.

Es este hecho el que ha causado el mayor daño en los esfuerzos de vacunación. Según The Economist, antes de limitar la fórmula de AstraZeneca en Europa, en la mayoría de los países de la región menos del 40 por ciento de la población desconfiaba de su dosis. Poco después de esta decisión, en casi todos (con la excepción de Reino Unido) se cruzó este umbral. Y en Francia, más de seis de cada 10 pacientes creían que la inyección británica no era segura.

Las ventajas de la fórmula de J&J

Si bien son entendibles estos miedos, la desconfianza hacia la vacuna de AstraZeneca y de J&J es más dañina que una remota posibilidad de desarrollar coágulos sanguíneos. Cuando se empezó a aceptar la distribución de la fórmula de esta última en Estados Unidos (EEUU), se vio como una victoria determinante. No solo porque provee una protección notable contra la COVID-19. También porque, al no requerir dos dosis, es más fácil y conveniente de usar.

También aplica lo mismo para el caso de AstraZeneca. Aunque sigue perdiendo la confianza del consumidor, la fórmula británica es barata, fácil de transportar y tiene el potencial probado de salvar vidas contra la COVID-19. Tanto J&J como su rival tiene que trabajar arduamente para hallar exactamente qué está causando los incidentes de coágulos en la sangre, para que se pueda considerar a futuro. Pero el peligro más grande sigue y seguirá siendo la pandemia.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados