x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

¿Quieres un negocio con mentalidad de crecimiento? Entonces necesitas estas tres claves

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Aunque el éxito de un negocio está definido por un sinnúmero de factores, uno de los más importantes es tener la mentalidad adecuada para poder triunfar
  • La mentalidad de crecimiento es aquella que asume que siempre se puede mejorar, con trabajo duro

  • Por el lado contrario, el pensamiento fijo es aquel que asume que ya se tienen todas las habilidades necesaria para el éxito

  • Si bien generalmente se usan estos términos para referirse a individuos, pueden emplearse para algún negocio

Todos los emprendimientos deben enfrentar más o menos las mismas dificultades. Están los retos psicológicos y mentales como el estrés, muy común para los líderes de un negocio en crecimiento. También está el desafío de adoptar herramientas y canales digitales, cruciales para sobrevivir en un mundo dominado por la interacción en línea. Por supuesto, también tiene mucho que ver con tener una actitud adecuada ante el reto de hacer triunfar una nueva marca.

En este sentido, la mentalidad de negocio es fundamental. Según el Engineering Management Institute, ayuda a generar confianza hacia la empresa entre agentes clave. Y en datos de TYB, también potencia la creatividad y la posibilidad de encontrar (y conservar) talento valioso. Por supuesto, estos elementos también ayudan a fomentar el crecimiento de la organización. Y de acuerdo con UBits, las compañías deben superar tres obstáculos para alcanzar este estado:

Falta de confianza en el negocio

Muchos emprendedores pueden llegar a ser muy inseguros sobre su marca o sobre su real capacidad de liderazgo cuando van iniciando un negocio. A veces las dudas podrían ser sobre si tienen lo necesario para coordinar un equipo de trabajo de la forma más efectiva posible. O bien, si el producto o servicio que se ofrece realmente podría ser visto como atractivo para el objetivo meta que se plantea. Aunque entendibles, estas dudas son muy peligrosas a futuro.

El primero que debe confiar en su negocio es el fundador. De lo contrario, será muy difícil transmitir esa visión a los colaboradores, socios y clientes. Cuando un emprendedor en verdad no cree que su oferta vale la pena, entonces tiende a ser demasiado cuidadoso en la forma en la que actúa. También puede llevarle a considerar mucho ciertas decisiones. Lo anterior, a la vez, llevará a que se pierda la oportunidad de tomar varias medidas benéficas a largo plazo.


Notas relacionadas


Miedo al fracaso

También esta idea está muy relacionada con el punto anterior. Muchos emprendedores creen que su negocio puede estar al borde del abismo. Y en la amplia mayoría de los casos, es muy probable que lo esté. No por nada en muchos países no hay una alta esperanza de vida para las compañías nuevas. Muchos conceptos no prueban ser tan efectivos como se creía, lo que lleva a perder. Y hay quienes tratan de evitar en la medida de lo posible llegar a este destino.

Sin embargo, esta mentalidad de negocio está directamente peleada con el crecimiento. Si los emprendedores solo se enfocan en “jugar a la segura”, entonces no toman riesgos. Y es justo ese apostar el que lleva a la mayor probabilidad de éxito. Hay tal vez algunos emprendimientos que puedan extender su esperanza de vida, incluso persistir a largo plazo con este enfoque. Pero será muy difícil que realmente logren destacar en el mercado si no se atreven a hacer.

Inercia de negocio

Hay compañías que saben a la perfección cuál es su objetivo y sus probabilidades a futuro. Tampoco temen tomar riesgos y están muy seguras de la validez de su modelo de negocio. A la vez, es posible que sus metas sean demasiado ambiciosas y parezcan imposibles de llevar a cabo. Es decir, que no sepan cómo siquiera empezar a abordarlas. Este panorama muchas veces es desalentador y lleva al conformismo de muchos emprendedores muy prometedores.

Sin embargo, la clave en este problema está en tratar de seccionar estas enormes metas, en lugar de conformarse con objetivos más sencillos. Es importante identificar qué tareas se pueden ir completando para alcanzar la cima, e irlas cumpliendo poco a poco. Esta progresión gradual permitirá no solo hacer frente de forma más efectiva a la industria. También ayudará a que el negocio tenga las herramientas para poder enfrentar los retos más desafiantes a futuro.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados