• De acuerdo con Jobvite, 74 por ciento de los reclutadores creen que la contratación de talento será más compleja en 2019

  • El marketing para aspirantes es crucial pues, según RecruiterBox, los mejores candidatos hallan trabajo en 10 días

  • Según Glassdoor, citado por Beamery,  11 por ciento de la gente rechazaría un trabajo si la marca tiene mala reputación

Una parte muy importante de cualquier organización son sus colaboradores. Es la gente que conforma a los negocios o instituciones la que realmente permite que se avance y se logren los objetivos. En este sentido, para las compañías debería ser una prioridad encontrar a las personas más talentosas para que conformen su equipo de trabajo. Aunque no siempre es una tarea fácil, las estrategias de marketing pueden ser una herramienta particularmente útil.

Es claro que la mayor parte de las estrategias de marketing tiene el objetivo de vender un producto o servicio. Sin embargo, hoy muchas marcas utilizan campañas solo para potenciar el valor y la reputación de su marca. Hay otras que simplemente experimentan con conceptos disruptivos para llamar la atención del público. Sin embargo, como el principal objetivo de esta disciplina es comunicar un mensaje, también sirve para el proceso de reclutamiento de talento.

Según Haley Marketing, se trata de emplear “cualquier [estrategia] para que una persona aplique a un trabajo]”. Las técnicas deben ser muy cuidadas, pues no hay que atraer a cualquier persona. Las marcas deben procurar enfocarse a individuos que, además de ser valiosos para las actividades, enriquezcan la cultura y valor agregado de la empresa. Según el Content Marketing Institute, hay cinco estrategias que pueden ayudar a cumplir este objetivo:

Utilizar redes sociales para “detrás-de-cámaras”

Generalmente, cuando una empresa muestra imágenes de sus oficinas o de su ambiente de trabajo, suelen ser muy formales. Casi corporativas e incluso podrían parecer de stock. Aunque tienen sus usos, este enfoque no crea ningún deseo en los mejores aspirantes de pertenecer a una organización. Es crucial que en LinkedIn o Facebook existan páginas oficiales donde se busque reflejar, de la forma más atractiva posible, la cultura empresarial.

Promocionar iniciativas de capacitación

Cualquier compañía debería invertir en la constante preparación de sus colaboradores. Sin embargo, es importante que también haya una campaña de marketing pública detrás de este tipo de iniciativas. Si estos proyectos solo se conocen dentro de la compañía, se pierden oportunidades. No solo los aspirantes no conocerán estos beneficios. Tampoco se aprovecha el poder mostrarse al público como una organización que se preocupa por su gente.

Reutilizar contenido de otras iniciativas de marketing

Tener una estrategia para llamar la atención de mejores aspirantes no necesariamente significa que se deban de crear nuevos recursos desde cero. Se puede utilizar material de otras campañas de marketing. Por ejemplo, tal vez los colaboradores aparezcan en un comercial hablando de algún tema específico. Estas grabaciones, con una edición diferente, pueden usarse para mostrar la cultura organizacional en los “detrás de cámara” en redes sociales.

Adoptar un tono más relajado

Si bien es importante mostrar una atmósfera seria para atraer a candidatos formales, tampoco es positivo que las marcas sean tan rígidas todo el tiempo. En cualquier estrategia de marketing, un poco de humor puede tener muy buenos resultados al momento de transmitir el mensaje deseado. Pero en una campaña específicamente diseñada para atraer aspirantes, muestra una organización multidimensional. Una capaz de divertirse tanto como trabaja duro.

Hacer del proceso una competencia

Una buena forma de llamar la atención es crear dinámicas de reclutamiento diferenciadas. Y una de las estrategias más llamativas es a través de un concurso o juego. Especialmente para compañías con cientos de aspirantes, se puede poner un reto a las personas que quieran aplicar a la organización. Así, los posibles colaboradores no solo facilitan la selección. También se hace mucho menos estresante y más interesante toda la dinámica de aplicar a una plaza.