“Queremos acción, no hablar”, dice Donald Trump sobre la delegación mexicana y el tema de aranceles

Sabemos que Twitter se ha convertido en un recurso valioso en términos de comunicación y RP para muchos líderes alrededor del mundo; ejecutivos de empresas o marcas, referentes sociales y, principalmente, figuras de la política y gobierno. Tal es el caso del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El mandatario estadounidense ha utilizado la red social del microblogging para reafirmar sus políticas de gobierno y para denostar a sus detractores. En los últimos días varios de sus mensajes han sido dirigidos a México.

El contexto de los últimos días

Su orden respecto a imponer aranceles del 5 por ciento a partir del 10 de junio a productos procedentes de territorio mexicano, mismos que aumentarán gradualmente cada mes hasta mantenerse el 25 por ciento en caso de que el gobierno no frene el flujo migratorio procedente de países como El Salvador, Guatemala, y Honduras.

Esto motivó una respuesta por parte del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador a través de una carta que hizo pública y con la instrucción de enviar una delegación a Washington encabezada por el canciller Marcelo Ebrard para encontrar una solución al conflicto.

Twitter, su mejor arma

Pero, en contrarespuesta, Trump recurrió a Twitter para advertir que no flexibilizará su postura y que mantendrá los impuestos a productos mexicanos, algo que ya comenzó a afectar en el ámbito de los negocios; el dólar cerró en 19.62 pesos, su nivel más bajo desde diciembre pasado, y varias automotrices sufrieron en los mercados bursátiles el viernes pasado.

Este domingo, el presidente estadounidense volvió a utilizar su cuenta en la red social para endurecer su postura respecto a México; sostuvo que si no se resuelve la crisis migratoria, se mantendrán los aranceles y las empresas estadounidenses regresarán a su país.

“O bien detienen la invasión de nuestro país (…) , o nuestras numerosas empresas y empleos a los que se les ha permitido tontamente mudarse al sur de la frontera, serán traídos de regreso a Estados Unidos a través de impuestos (aranceles)”, advirtió Trump.

Además, cuestionó el objetivo de mandar una delegación mexicana a Washington para intentar mediar la decisión del gobierno estadounidense, a lo que el mandatario replicó:

“México está enviando una gran delegación para hablar de la frontera. El problema es que han estado “hablando” durante 25 años. Queremos acción, no hablar”.

En una contramedida, López Obrador también usó Twitter para enviar un mensaje en el que sostiene que “México es amigo del gobierno de EUA. El presidente de México quiere seguir siendo amigo del presidente Trump”.

El tweet, más que responder a Trump, sobre todo porque poco efecto tendría, realmente está dirigido a los mexicanos, con la intención de proyectar confianza y sostener sus propias decisiones políticas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299