Qué debe de integrar un ecosistema digital

El ecosistema digital es una alusión a la manera en la que funcionan y se integran los diferentes elementos y herramientas que hacen parte de una estrategia digital. Se llama así porque es comparado con los sistemas naturales que describen la biología y la ecología.

El ecosistema digital es el ambiente de tácticas digitales surgidas de una estrategia de Marketing Digital y cuyo propósito es generar tráfico, convertir visitas en leads, atender a los públicos e impactar en el negocio. En pocas palabras, sirve a las marcas para posicionarse y controlar todos los aspectos de su mensaje.

El sitio web es el punto neurálgico del ecosistema digital, desde allí se direcciona el tráfico al funcionar como el eje rector de todas las estrategias digitales. Muchas empresas tenían y siguen teniendo página web porque es lo que dice el librito y sin mayor propósito más que usarla como un elemento para generar credibilidad y presencia de marca.

Es importante entender que una página web no es un soporte informativo sino una herramienta de trabajo, sirve para cumplir objetivos, como pueden ser ventas en línea, dar servicio al cliente o integrar una base de datos.

De ahí la relevancia de implantar un ecosistema digital, que le permita a la organización aprovechar al máximo las sinergias generadas por las distintas acciones de un plan de Marketing Digital bien estructurado, que incluso le permita trascender a una Media Company, con el objetivo de atraer a ese público que navega en el inagotable mundo del Internet, para conseguir ventas en línea, dar servicio al cliente o integrar una base de datos.

Entonces, ¿cuáles son las herramientas que podemos utilizar además del sitio web?

Empecemos por las redes sociales. Las redes sociales son la herramienta natural para generar tráfico, pero también para estimular la conversación y monitorear los perfiles, los mensajes, lo que se dice del mercado, de la maraca o de algún del tema en particular.

Hay diferentes tipos y funciones de las redes sociales, como las generalistas, donde podemos englobar a Twitter, Facebook, Instagram; las profesionales, como LinkedIn o Viadeo; las corporativas, para comunicación interna, como Yammer o Beezy, o las verticales o temáticas, que se caracterizan por estar especializadas en un tópico o actividad determinada.

Parte toral del éxito de una estrategia digital es el valor y la utilidad de su contenido, principio fundamental para integrar una Media Company. En el internet se puede acceder a una rica variedad de alternativas para la generación de contenidos, como WordPress para blogs, YouTube para videos; Pinterest para curación de contenidos; foros, wikis, podcasting e incluso para la creación de contenidos, ya sea imágenes (Thinkling), redacción (Wordle) o diseño (Canva o Infogram).

La analítica es tan importante en las redes sociales como el resto de la estrategia y para ello hay una multiplicidad de soluciones para medición y gestión de los diferentes indicadores o KPIs. Por ejemplo, para la analítica de web quizá la más popular sea Google Analytics, que ofrece versiones adecuadas para diferentes necesidades. Google también cuenta con Trends para identificar tendencias y Alerts para mantener atención; si lo que se desea es medir relevancia, entonces quintly es recomendable; y para la gestión de medios sociales la más popular y sencilla es Hootsuite.

Hay otras redes que tienen una vocación más orientada a comunicar con mayor control e impacto, como en el caso de videoconferencias o webcasts, así como para el cada vez más popular uso del streaming; mensajería instantánea donde la reina es Whatsapp, asi como mensajería privada, como la que cuenta Facebook. Para una estrategia de email, entonces MailChimp es la respuesta.

Existen otras herramientas más particulares para geolocalización y mapas, promoción de enlaces, lectores RSS, Crowdfunding y ocio social, entre otras. Finalmente, el ecosistema digital ideal lo deberá definir la estrategia de Marketing Digital

Cualquier organización, sin importar su tamaño, puede conseguir resultados tangibles si diseña una estrategia digital centrándose en su público objetivo, de una manera creativa y con metas puntuales. Si, por supuesto que se requieren recursos humanos y económicos, pero el ecosistema digital ofrece recursos, tanto económicas como prácticos, para adaptarse a las necesidades de cada empresa.