El canal History anunció tres nuevas iniciativas. Con una convención, un programa de conferencias ambulante y un podcast, la marca pretende recuperar la atención de su público. Su objetivo sería “alcanzar a la audiencia directamente y dejar que experimenten lo mejor de la marca de primera mano”, como lo afirmó Lance Still, vicepresidente senior de proyectos del consumidor de A&E Networks. La movida podría ser una respuesta a la popularidad del streaming.

Y es que History, como el resto de los canales bajo el dominio de A&E Networks, tiene mucho de qué preocuparse. Statista apunta que, para el año pasado, la televisión era todavía el principal canal de consumo de contenido audiovisual. Sin embargo, para finales de este año, la brecha se cerrará entre este medio y las plataformas de streaming. Cuando termine el 2020, opciones como Netflix, Hulu y Prime Video tendrán más relevancia que la televisión tradicional.

Los efectos de esta tendencia pueden verse claramente en los anuncios de ciertas compañías. Así pues, la iniciativa de History es una forma en la que un canal de televisión tradicional quiere recuperar la atención del público hacia su marca. Y es que, incluso cuando ha sumado su contenido a algunas plataformas, la audiencia no interactúa directamente con su canal. Con quien realmente tiene contacto, es con los servicios que redistribuyen sus programas en línea.

¿En dónde está la preferencia a los servicios de streaming?

De acuerdo con el Pew Research Center, la transición de TV tradicional a plataformas en línea no es homogénea. De hecho, en Estados Unidos, la gran mayoría de la población todavía consume su contenido mediático principalmente por televisión por cable. Quien está liderando la transformación al streaming es, sin sorpresa, la población joven. Esto importa porque ya desde 2012 se sabía que serían la generación con mayor poder adquisitivo.

Esto es importante porque los millennials son muy distintos a otras generaciones. De acuerdo con Epsilon, aprecian las experiencias personalizadas. Con iniciativas de este tipo, es más probable que hagan negocio con esas marcas. Más importante aún, Inmoment apunta que ocho de cada 10 usuarios no desarrollan una relación fuerte con una compañía de inmediato. Toma tiempo crear estos lazos de lealtad. Por eso vale la pena analizar la iniciativa de History.

Grandes eventos para grandes resultados…a largo plazo

History Con es la iniciativa con la que el cana apostará por la inmersión. A estrenarse en abril de 2020 en Pasadena, California, el canal presentará a sus fans sesiones de networking y contacto con historiadores y autores. Asimismo, en el aspecto de entretenimiento, implementaría exhibiciones interactivas y experiencias de realidad virtual. Si se sigue un formato similar a su AlienCon, es probable que el evento sea bianual.

Resulta evidente que con la convención, History capitalizará en el público que ya es fan. Con un gran evento, se asegurará que las personas que ya consumen su contenido obtengan un valor adicional de su interacción con el canal. Si se trata de un evento de calidad, los primeros asistentes podrían recomendarlo a sus contactos. Este fenómeno, combinado con una continuidad de la iniciativa, les daría la posibilidad de establecer relaciones sólidas con otros públicos en el largo plazo. La utilidad de este evento sería, entonces, doble: captar nuevos clientes y reforzar el valor de su marca con los existentes.

Un acercamiento humano, literal y retóricamente

Por su parte, su ciclo de conferencias ambulante History Talks llevará a la marca directamente donde está la audiencia. Con banderazo en otoño, el canal armaría paneles de discusión con expertos, políticos, autores e historiadores. Este grupo de especialistas discutiría de primera mano con los asistentes eventos históricos relevantes. Es incierto todavía cuál sería la frecuencia de estas mesas de discusión.

El proyecto es el intento de History por crear contenido personalizado para su audiencia. Además, al hacer partícipe a la gente en el contenido, apuestan por la interacción y el compromiso de los televidentes. Y en su calidad de proyecto ambulante, sería una alternativa de consumo más conveniente que History Con, particularmente para los fans que viven lejos de California. Asimismo, tanto esta iniciativa como la conferencia estarían humanizando a su marca al separarse del entorno digital que caracteriza a las plataformas de streaming. Entonces, tiene la función de ser un valor agregado y un diferenciador de la competencia.

Copiando a la competencia

Finalmente se encuentra History Speaks, la que es probablemente la menos llamativa de sus iniciativas. El canal presentaría a su audiencia versiones extendidas de sus entrevistas. Asimismo, daría acceso a contenido original, detrás de cámaras y conversaciones con los actores de la marca. Todavía no es claro si la oferta tendría un costo adicional o sería gratuita como sus otros podcasts.

Parecería que con su podcast History quiere crear una oferta similar a la de las plataformas de streaming. Es decir, crear contenido que puede disfrutarse desde cualquier dispositivo, con material original y que es exclusivo a la experiencia en línea. Apropiarse de las características que hacen popular a la competencia podría ser un movimiento arriesgado. Si quiere triunfar en este intento, el canal debe crear una plataforma propia para distribuir sus materiales. Preferentemente con un sistema donde también apueste a la personalización de recomendaciones.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.