• De acuerdo con Statista, AT&T registró ingresos por 170 mil 760 millones de dólares a finales de 2018

  • A pesar de sus problemas económicos, según Gust, la telecom permitió ampliar el mercado de México con su llegada al país

  • En el segundo trimestre de 2018, se estima que el sector telecom nacional generó 122 mil 70 millones de pesos

México es ampliamente considerado por las compañías internacionales un paraíso de grandes oportunidades comerciales. Samsung lanzó su Galaxy Fold en el país antes que el resto de América Latina. Twitter también presentó hace unos días una serie de contenidos de streaming exclusivos para la audiencia de la República. Incluso empresas como Intel están liderando su “lucha” contra el dominio de los teléfonos móviles y el fomento de la PC dentro de la nación.

Hay varias razones por las cuales México es un mercado muy atractivo para prácticamente cualquier compañía. En primera instancia, tiene una economía notablemente robusta. De acuerdo con el Banco Mundial, en 2018 cerró con un valor de 1.224 billones de dólares. Asimismo, tiene una población de poco más de 126 millones de personas. Es decir, un mercado lleno de consumidores con poder adquisitivo y ganas de adquirir bienes y servicios.

Sin embargo, no todo es color de rosas. Si bien se trata de un mercado provechoso, México actualmente atraviesa un periodo económicamente difícil. Tan solo hace un para de meses, Reuters reportaba que se esperaban resultados de desarrollo mucho menores para finales de 2019. Esta profunda desaceleración significa que algunas marcas están viendo que sus márgenes de ganancia van en picada. Otras solo trabajan en peligrosos números rojos.

¿Muy pronto será el fin de AT&T México?

Ayer, El Financiero dio a conocer un análisis de inversión del fondo Elliot Management. La firma es una de las principales propietarias de acciones de AT&T México, con el 1.1 por ciento de los títulos. Según el estudio de la organización, la compañía de telecomunicaciones enfrenta una mala administración de negocio e insuficiente oferta comercial. Esto no solo provoca que sus resultados aún no sean rentables, sino que incluso están muy por debajo de lo esperado.

En este sentido, la firma recomendó a AT&T vender sus operaciones inalámbricas y su negocio de Sky en el país. Incluso, llegó a sugerir que podría ser necesaria una salida completa de México, para poder navegar con mayor facilidad la deuda que tiene su matriz en Estados Unidos. Asimismo, otros expertos entrevistados por el medio aseguraron que la empresa aún no capta al mercado mexicano. Tampoco ha sabido entrar a otras oportunidades de negocio.

La importancia de entender al mercado local

AT&T no es la única marca que ha abandonado México por problemas de su modelo de negocio. Hace unos meses, Lowe’s oficializó el cierre de todas sus tiendas dentro del país. Esta acción se dio después de presentar números negativos en la Bolsa Mexicana de Valores, a solo cuatro meses de abrir su segunda locación en Chihuahua. Beats también abandonó brevemente operaciones en la República, solo para hacer un regreso triunfal en marzo pasado.

¿Por qué es tan importante observar la crisis por la que está pasando ahora AT&T? Como ya se estableció, México es un mercado muy prometedor para las marcas internacionales. A pesar de un estimado de mayor crecimiento económico, muchas empresas de hecho piensan en redoblar su apuesta dentro del país. Y de hecho, a muchas compañías les está yendo bastante bien en sus operaciones. Así pues, es claro que la telecom es un hecho aislado.

El problema tiene que ver precisamente con entender al mercado local. Llegar a otro país no es simplemente cuestión de trasladar todas las operaciones que ya se tienen y traducir las campañas e iniciativas de marketing. Se debe hacer un claro estudio de mercado, identificar las necesidades de los consumidores y tratar de ver cuáles son las fallas de la competencia. Si AT&T de hecho sale de México, no es por falta de oportunidades, sino por una mala estrategia.