Pese a la alta demanda de autos, los mexicanos no tienen dinero para pagar accidentes

El 80 por ciento de los automovilistas no puede costear un percance vial y a pesar de ello, sólo 30 por ciento tiene un seguro, según un informe.

autos

La última cifra que las autoridades de la Ciudad de México actualizaron sobre el parque vehicular en la zona metropolitana es de 2015 y asciende a más de 9.5 millones de unidades.

Sin embargo, el 80 por ciento de los automovilistas no puede costear un percance vial y a pesar de ello, sólo 30 por ciento tiene un seguro, según mostró un informe de Axa México.

“Mantener la estabilidad financiera después de un percance de este tipo puede ser complicado si consideramos que el costo promedio de un accidente de auto, de acuerdo con datos del sector asegurador, es de 25 mil pesos”, dijo el vicepresidente ejecutivo de Autos y Daños de Axa México, Patrick Font.

Lo más preocupante, abundó, es que los conductores no cuentan con recursos necesarios para cubrir los daños ocasionados, lo que pone en riesgo su patrimonio.

Debido a que 73 por ciento de los automovilistas en México circulan sin un seguro, la mayoría de los conductores y peatones víctimas de un percance vial están desprotegidos y obtienen –en caso de muerte, discapacidad o lesiones– indemnizaciones mínimas o inexistentes, advirtió.

Por ello, afirmó el directivo, “contar con un respaldo de un seguro siempre será la mejor opción para brindar la tranquilidad necesaria a las familias”.

De acuerdo con un sondeo de Axa México y la revista 4Ruedas, 97 por ciento de los conductores considera importante contar con un seguro de automóvil, pero solo cuatro de cada 10 lo considera en su presupuesto.

El sondeo reveló además que 57 por ciento de los conductores está consciente del monto promedio que se cubre en accidentes viales, tres de cada 10 piensan que un accidente de este tipo tiene un costo de cinco mil pesos.

“Conocer las implicaciones económicas que conlleva un accidente automovilístico nos permite crear consciencia sobre la importancia que tiene estar protegido mediante un seguro que acompañe a los conductores cada vez que decidan manejar”, destacó el directivo.

Desde el 2017 los modelos 2002 y posteriores con un valor de factura superior a los 117 mil 467 pesos son los que requieren de un seguro, mientras que los vehículos cuyo valor se encuentra debajo de ese precio no requieren de un seguro por el momento.

Las consecuencias de carecer de una cobertura de responsabilidad civil no sólo radican en la exposición que tiene financieramente, ya que también hay multas para quienes no cuenten con su póliza.

Estas sanciones van de 60 a 80 veces la unidad de cuenta vigente en el caso de la Ciudad de México, es decir, de 4 mil 300.80 a 5 mil 734.40 pesos y la remisión al depósito del vehículo.

Cabe mencionar que en cada revisión policiaca al azar suele pedir la póliza del seguro, y en caso de que su auto termine en el corralón, debe tener esta póliza contratada para poder recuperarlo.