• En 2018, Amazon consiguió ventas por 232 mil 890 millones de dólares a escala global

  • Con respecto al año anterior, estos ingresos significaron un incremento de 31 por ciento

  • Walmart, por su parte, supera por mucho las ganancias de su competidora, con 510 mil millones de dólares en 2018

Amazon es, indudablemente, una de las empresas más poderosas hoy en día. No solo es la marca más querida en Estados Unidos. Además, está duplicando sus esfuerzos en el mercado de la publicidad digital. Y en el sector retail, de la mano de Whole Foods, ha fomentado una estrategia de descuentos agresiva para beneficiar a sus clientes. Pero conforme el imperio de Jeff Bezos crece, otros negocios están quedando relegados. Entre ellos, Walmart.

Pero el gigante del retail brick-and-mortar no se quedará con los brazos cruzados. De acuerdo con TechCrunch, Walmart comenzará a internarse en el mercado de la publicidad digital. Recientemente, presentó una propuesta de compra a la startup Polymorph Labs. Esta compañía se especializa en servidores de anuncios, subasta de comerciales en línea y plataformas automáticas. La transacción aún no se cierra ni se ha revelado el precio.

En una publicación en su blog oficial, la compañía señaló que integraría a Polymorph Labs a Walmart Media Group. Ésta es la unidad de negocio que la gigante de retail ha construido para potenciar sus esfuerzos en publicidad. Se espera que, si las negociaciones siguen su curso, la adquisición se completaría a finales de la primavera. A futuro, se espera que la compra termine por fortalecer la capacidad de la empresa en modelos de machine learning para ecommerce.

Consolidación del negocio en publicidad

Alrededor del 53 por ciento de los ingresos de Amazon provienen de su negocio retail. Esta unidad es tan exitosa gracias a que no solo obtiene ingresos de las transacciones que se hacen en su plataforma. Sus proveedores también pueden pagar por servicios de publicidad dirigida, similar a lo que hacen Facebook y Google en sus respectivas redes. Solo que sus resultados suelen ser más efectivos porque se realizan en el momento de compra.

En este sentido, es lógico que Walmart quiera internarse también en este lucrativo negocio. Ya desde febrero, la gigante retail había mostrado su interés en hacerle más fácil a sus clientes el uso de su plataforma mediante la consolidación de servicios. En su momento Doug McMillon, CEO de la empresa, reconoció que los datos de la compañía no estaban siendo monetizados. Así pues, con la adquisición de Polymorph Labs, empezaría a robar el mercado de publicidad de Amazon.

Pero internarse al negocio de publicidad no es solo una decisión económica. Amazon está poniendo en riesgo el negocio físico de Walmart. En cifras de Forrester, el retail ecommerce global creció en 10 por ciento para 2017. Las ganancias de este sector le han permitido a la tecnológica duplicar esfuerzos en brick-and-mortar. Solo entre 2017, cuando compró Whole Foods, a 2018 Amazon incrementó el valor de sus ventas físicas en 196.8 por ciento.

La decisión de Walmart es una estrategia de guerra sucia contra Amazon. Una especie de “si tú me quitas mi negocio físico, yo te quitaré tus ganancias en publicidad”. Pero si la gigante de retail físico quiere ganar la batalla, debe darse prisa. Y es que los números no le favorecen por completo. De acuerdo con la misma compañía, tiene más de 275 millones de clientes a escala global. Por su parte, Amazon reunía desde 2015 más de 304 millones de cuentas activas en el mundo.