• La campaña de Burger King fue diseñada con apoyo de la agencia Superson

  • Según la cadena, los usuarios pueden ordenar su pedido a través de la app y seleccionar el restaurante donde recogerlo

  • Además, se estima que este nuevo modelo de drive-thru reduce en hasta ocho minutos todo el proceso de obtener la comida

No es poco común que las empresas hagan burla de ciertos tipos de consumidores en alguna campaña. PUBG, en una serie de anuncios para promocionar su versión móvil, grabó varios videos con el estereotipo del jugador noob. Una organización en defensa del medio ambiente también utilizó el meme de Florida Man para crear conciencia sobre los efectos del cambio climático en Estados Unidos (EEU). Ni siquiera Heineken se resiste a esta estrategia comercial.

El atractivo de este tipo de campaña es evidente. De acuerdo con Point Park University, el humor es una de las mejores herramientas para llamar la atención del público. Chron, por su parte, señala que ayuda a generar una conexión emocional entre empresa y público, en especial si las personas se ven reflejadas en los escenarios del video. Por supuesto, según Experience, esta estrategia también ayuda a mejorar mucho el reconocimiento de marca.

Sin embargo, no todas las empresas tienen este acercamiento más burlón al referirse a ciertos segmentos de su población. Algunas de hecho eligen un enfoque completamente contrario e incluso desarrollan soluciones específicas para ayudarlos a resolver sus retos específicos. Al igual que en el caso de la comedia, esta estrategia también puede ayudar a incrementar el reconocimiento de marca. Y, en ocasiones, dar lugar a grandes ideas para una campaña.

Una campaña ideal para introvertidos

Burger King acaba de tener una de estas ideas ganadoras para sus operaciones en Finlandia. La cadena de comida rápida acaba de lanzar una campaña en el país nórdico para permitir a sus consumidores tener una experiencia de drive-thru completamente silenciosa. En todo el mundo, estas personas son reconocidas por su aversión a hablar más de lo necesario. Así que la empresa decidió reducir la necesidad de interactuar con el personal de sus restaurantes.

En lugar de formarse en la fila normal del drive-thru, esta campaña propone a los finlandeses hacer su pedido a través de la app oficial del restaurante. Después, pueden llegar a un espacio designado especialmente para este método de entrega. Un empleado de Burger King saldrá y entregará la orden a los consumidores, sin decir ni una palabra. Se espera que la idea no solo sea muy valiosa para los clientes introvertidos, sino que ayude a reducir la emisión de gases.

¿Burlarse o lanzar propuestas específicas?

No solo Burger King ha lanzado una campaña para reconocer los problemas y pequeñas incomodidades de un segmento de su población. Thinx lanzó hace poco una iniciativa para concientizar sobre los retos muchas veces invisibles de la menstruación. Sick Kids Foundation, con la ayuda de Airbnb, también mostró las condiciones aterradoras de los hospitales para niños enfermos. También Sandy Hook lanzó un perturbador anuncio alrededor de los tiroteos.

La iniciativa de Burger King Finlandia hace surgir la pregunta, ¿qué es mejor? ¿Una campaña que observe los defectos y características especiales del público cautivo con humor? ¿O una que, en cambio, busque presentar soluciones hasta extravagantes para ayudarles a resolver estas barreras? No es una pregunta menor, ya que puede afectar mucho cómo se observa a la empresa desde el público en general. Pero parece que la mejor opción es hallar un balance.

Al público le gusta reírse y que las marcas puedan encontrar un valor cómico en sí mismas y las personas que le ayudan a construir su negocio. En ese sentido, una campaña humorística es una gran herramienta para construir comunidad. Al mismo tiempo, estas iniciativas más extravagantes ayudan a generar discusión y mostrar, discretamente, que la marca se preocupa hasta por las necesidades más ridículas. Así que, como siempre, la clave es el buen equilibrio.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299