• También los puestos de gestión intermedia son dominados por los hombres en el 67 por ciento de los casos

  • La mayor parte de los profesionales consideran que las mujeres líderes son colaborativas y confiables

  • Solo tres de cada 10 profesionistas masculinos han dejado de trabajar por paternidad, frente a la mitad de sus contrapartes

El Informe Latinoamericano sobre Pobreza y Desigualdad 2017 apuntaba que México era uno de los peores lugares en la región en cuestión de equidad de género. Y no es que no haya avances significativos. Según el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y El Caribe, desde 2018 hay casi una perfecta representación femenina en el parlamento nacional. Al mismo tiempo, más de una cuarta parte de las mujeres en el país no tiene recursos propios.

Las condiciones de inequidad se replican en el entorno profesional. Belen Sanz, representante de ONU Mujeres en México, apuntaba en 2018 que esta población todavía sufre de una brecha salarial del 30 por ciento. Y a finales de 2017, se reportaba que no se alcanzaría verdadera igualdad de género dentro de las empresas sino hasta dentro de más de dos siglos.

También se replica la tendencia en las esferas más altas de las organizaciones. A pesar que varias marcas han defendido que las mujeres tienden a conseguir mejores resultados que los hombres en puestos de dirección, su inclusión en el mundo y México es todavía baja. En el estudio Contemos una nueva historia, contemos con #MásMujeres, LinkedIn encontró que apenas 17 por ciento de todos los puestos de CEO en el país son ocupados por profesionistas femeninas.

Pero esos no son los únicos descubrimientos sobre cómo se desempeñan las mujeres dentro de los espacios de trabajo de México:

Direcciones técnicas, todavía dominadas por hombres

No solo hay una profunda disparidad de género entre CEOs. El único puesto directivo de alto nivel que es principalmente ocupado por mujeres es en el área de Recursos Humanos. Por el contrario, en las unidades de Tecnología (CTO) y Operaciones (COO), siete de cada 10 plazas las ocupan hombres. Marketing (CMO), Comunicación (CCO) y Finanzas (CFO) casi alcanzan la paridad, pero todavía se inclinan a favor del género masculino.

Los equipos compuestos mayoritariamente de mujeres son positivos

Tres de cada cuatro profesionales apuntan que este tipo de grupos son más inclusivos del punto de vista de diferentes géneros. Asimismo, la mayoría de las personas considera que son más eficientes y que tienen mejor capacidad de administración. También tienden a aceptar mejor la retroalimentación, suelen incentivar la transparencia y fomentan la colaboración.

Hombres no detectan las dificultades laborales de sus compañeras

Ambos géneros coinciden en temas como permisos de maternidad/paternidad y normalización del acoso. Pero hombres y mujeres tienen visiones muy distintas del espacio de trabajo. Mientras que las profesionistas creen que tienen menores oportunidades para escalar a la alta dirección, sus contrapartes masculinas creen que no existe semejante desigualdad. Y solo cuatro de cada 10 hombres dicen que hay una brecha salarial, frente a la mitad de las mujeres.

Balancear la vida laboral y familiar aún es difícil para las mujeres

Casi la mitad de las profesionistas creen que es muy complicado administrar de forma satisfactoria tanto su vida laboral como la familiar. Por el contrario, para casi la mitad de los hombres resulta una tarea bastante sencilla. En promedio, solo una cuarta parte de todo el mercado laboral cree que es un objetivo de dificultad intermedia.

Hombres todavía no se hacen responsables de sus familias

Para el 86 por ciento de los profesionistas masculinos, su pareja es el principal apoyo para el cuidado de sus hijos. Sin embargo, la cifra se reduce a un 45 por ciento para sus contrapartes femeninas. Aquellas mujeres que tienen hijos afirman que, en siete de cada 10 ocasiones, son otros familiares los que constituyen su principal fuente de ayuda para cuidar de los hijos.

loading...