Las medidas por el brote de coronavirus parecen ser cada vez más extremas. El virus ha obligado a muchas marcas a cerrar sus puntos de venta y ahora Nike se suma a esta tendencia.

Siguiendo los pasos de otras grandes empresas como Apple, la marca deportiva anunció que cerraría todas sus tiendas en Estados Unidos, Canadá, Europa Occidental, Australia y Nueva Zelanda 

Los números detrás del cierre

La empresa tomó esta decisión luego de que las autoridades de salud declararán el brote como un pandemia, no obstante semanas atrás la firma ya había cerrado su sede europea cerca de Ámsterdam luego de que uno de sus empleados diera positivo.

Nike tiene alrededor cerca de 2 mil trabajadores en 80 países empleados en su sede continental en Hilversum, a unos 30 kilómetros al sudeste de la capital holandesa.

El cierre será efectivo hasta el próximo 27 de marzo, cuando se revaluará la situación para saber cuáles son los pasos a seguir.

Más cierres

La decisión de Nike se suma a una serie en cadena de cierres, mismos que para el sector suman pérdidas adicionales a las que se ya se cuentan con la cancelación de cientos de eventos.

Además de la marca deportiva, el parque Universal Studios, anunció que también cerrará entre el 14 y 28 de marzo

Disney y sus parques de diversiones fue otra marca que cerró sus puertas en Estados Unidos y otros mercados, al tiempo que canceló el rodaje de varias series y el estreno de algunas películas entre las que destaca la nueva versión de “Mulán”.

A estas importantes marcas se suman todos los comercios locales que, especialmente en algunos países europeos se han visto afectados.

Recordemos que en Europa, España, Francia y Austria declararon las emergencias y ordenaron el cierre de todas los puntos de venta “no esenciales” por lo que ahora solo operan ciertos tipos de supermercados y farmacias; bares, restaurantes, centros de entretenimiento y centros comerciales se mantienen cerrados.

Con estas medidas non queda duda que el coronavirus será un duro golpe para la economía mundial.

Se estima que este virus, representará pérdidas para la economía global que oscilarán entre los 77 mil millones de dólares y los 347 mil millones de dólares. De igual manera, se espera que el impacto sea de entre el 0,1 y el 0,4 por ciento del PIB mundial, de acuerdo con un informe del Banco Asiático de Desarrollo (BAD).