Neymar, ¿apuesta deportiva o de marketing?

Aunque el brasileño es uno de los “productos” más atractivos dentro del mundo del deporte, los 222 millones de euros pagados por él podrían estar por encima de su potencial de marketing.

La semana pasada una de las grandes “telenovelas” del mercado veraniego de fichajes dentro del mundo del futbol llegó a su conclusión luego de que el Paris Saint-Germain finalmente lograra hacerse con los servicios de Neymar a cambio de una suma de 222 millones de euros (4 mil 695 millones de pesos aproximadamente). Si bien la cifra que el club galo ha pagado por el brasileño es, a primera vista, ridícula y fuera de toda proporción, el marketing se ha encargado de justificarla (al menos de manera parcial) pese a que el sudamericano no se encuentra siquiera entre los 5 deportistas más marketeables del mundo.

Luego de ver la monstruosa suma que el PSG ha desembolsado para arrebatar a Neymar de las manos del Barcelona, resulta complicado pensar en algún otro deportista por el cual pudiera pagarse más dinero (especialmente si consideramos que la contratación del brasileño no es vista como un gasto, sino una inversión que debería de redituarle mayores beneficio al conjunto galo en el futuro próximo); sin embargo, hace un par de meses la publicación especializada en marketing deportivo SportPro Media dio a conocer su lista de los 50 deportistas más marketeables de 2017, lista donde Neymar ocupa la sexta posición.

En la citada lista, cuya elaboración toma como base 6 sencillos criterios (valor monetario, edad, mercado local, carisma, deseo de ser marketeado y atractivo más allá de su disciplina), Neymar es superado por Jordan Spieth, Virat Kohli, Conor McGregor, Paul Pogba, Stephen Curry y Anthony Joshua, quienes cuentan (o por lo menos lo hacían hace un par de meses) con un mayor potencial de marketing que el delantero de la selección brasileña.

Definitivamente Neymar es uno de los futbolistas más populares del momento; sin embargo, analizando fríamente sus números actuales resulta complicado pensar que los 222 millones de euros que el PSG desembolsó por él puedan ser recuperados en el futuro próximo, especialmente si consideramos que Paul Pogba, uno de los atletas que lograron superarlo en el citado ranking, fue vendido hace apenas un año en una cantidad mucho menor (105 millones de euros), a un club mucho más popular que el PSG (Manchester United) y sin haber logrado lo éxitos esperados por el equipo al desembolsar tal cantidad.

Es decir, pese a tratarse de uno de los jugadores más buscados por las firmas comerciales, Neymar se mantiene como el décimo octavo deportista mejor pagado del mundo de acuerdo con Forbes (aunque seguramente su puesto cambiará drásticamente en el conteo del próximo año), con una percepción anual de 22 millones de dólares por concepto de patrocinios, cifra muy por debajo de los 58 mdd que perciben atletas como el tenista suizo Roger Federer o los 55 que recibe LeBron James, incluso se encuentra debajo de los 35 millones de dólares que recibe por este concepto Cristiano Ronaldo, el atleta mejor pagado del mundo.

Otro punto que hace dudar sobre las posibilidades de Neymar de redituar rápidamente el costo de su fichaje son los reflectores que tendrá en París, pues aun cuando el club galo ha logrado ubicarse dentro de la élite mundial, no cuenta con la popularidad de su anterior club o algunos otros por los que pudo haber fichado (Real Madrid, Manchester United, Chelsea, etc.).

Donde Neymar podría verdaderamente pesar en las finanzas de su nuevo club (de manera positiva) es en la venta de playeras, pues un buen desplazamiento de las casacas con el dorsal 10 permitirían al cuadro parisino negociar un mejor acuerdo con Nike, su actual sponsor técnico.

Con lo anterior en mente, vale la pena destacar que, de acuerdo con Total Sportek, la indumentaria del Paris Saint-Germain fue la novena más vendida a nivel mundial durante la temporada pasada, logrando desplazar 685 mil unidades, cifra que muy seguramente se incrementará con la llegada de Neymar, quien individualmente se ubica como el sexto jugador con mayor venta de players, por detrás de Mesut Ozil, Zlatan Ibrahimovic, Paul Pogba (quien curiosamente es el único futbolista más marketeable que el brasileño según el citado ranking), Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

Tan sólo en su primer semana con el Paris, Neymar ha logrado desplazar ya más de 5 mil jerseys con el dorsal 10; sin embargo, vale la pena destacar que tras su llegada a Barcelona despertó una efervescencia similar que lo catapultó a la segunda posición en ventas durante la temporada 2014-15, efecto que se apaciguó con el paso del tiempo, algo que muy seguramente sucederá de manera similar en Francia, aunque en la capital gala no contará con jugadores que puedan atraer los reflectores para sí en su antiguo equipo con Lionel Messi y Luis Suárez.

Por el momento sólo hace falta esperar y ver cuáles son los beneficios que Neymar aportará al Paris Saint-Germain tanto en lo deportivo como en lo económico, pues incluso si la apuesta pudiera parecer arriesgada, dentro del mundo del marketing… ¿cuál no lo es?