Nadie compra a nadie: Fiat Chrysler y PSA se fusionan al 50%

FCA y PSA acuerdan su fusión para formar el cuarto grupo automovilístico mundial sólo detrás de VW, Toyota y Nissan-Renault. Los dos gigantes irán al 50% y prometen no cerrar ninguna fábrica.

La industria de la fabricación de vehículos ve nacer un nuevo grupo producto de la fusión de FCA y PSA 

Quedarán así bajo la misma empresa marcas como Fiat, Chrysler, Ferrari, Peugeot, Citroën y Opel

La nueva empresa tendrá sede central en Holanda y aún no tiene nombre

Todo fue muy distinto a lo que pasó con las frustradas negociaciones de FCA y Renault a mediados de 2019. Esta vez, no hubo demoras.

Tan sólo 48 horas después de que surgieran las versiones periodísticas y al día siguiente de que confirmaran las negociaciones, Fiat Chrysler Automobiles (FCA) y el PSA Group (Peugeot) confirmaron oficialmente que sus juntas aprobaron una “fusión de iguales”.

Una vez que se termine de formar todo, nacerá el cuarto fabricante mundial de vehículos, con ventas anuales calculadas en 8,7 millones de unidades.

“La fusión, que debería estar concretada “en las próximas semanas” y que deberá ser sometida aún a una aprobación final de las partes, será al 50% y no implicará, han subrayado las dos compañías este jueves en un comunicado conjunto, el cierre de ninguna planta”, publicó El País.

“Compartimos la convicción de que hay una lógica evidente tras esta iniciativa audaz que creará un líder de la industria dotado de las capacidades y los recursos necesarios para afrontar con éxito las oportunidades de administrar con eficiencia los desafíos de la nueva era de la movilidad”, dice el texto publicado por las dos empresas al mismo tiempo en sus sitios web.

De acuerdo con los cálculos de ambas compañías, esperan que la operación les signifique una ganancia extra de 3.600 millones de euros que provendrán que “sinergias anuales y progresivas” a las que llegarán gracias a trabajar juntas.

Hablan de “asignación más eficiente de las inversiones en las plataformas de vehículos”, de mejores “cadenas de tracción”, de uso de las “tecnologías” y de una “capacidad de compra más importante gracias a la nueva dimensión del grupo”.

Aseguran, además, que todas estas estimaciones de sinergias “no están basadas en el cierre de fábricas”.

La “bendición” del Gobierno de Francia es una diferencia clave en relación con la frustrada compra de Renault por parte de FCA. El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, dijo en un comunicado que recibe la noticia de manera “favorable”.

Igualmente, remarcó que no le quitarán el ojo al acuerdo: “el Gobierno permanece particularmente vigilante sobre la preservación de la huella industrial en Francia, la localización de los centros de decisión y la confirmación del compromiso del nuevo grupo de la creación de una filial industrial europea de baterías eléctricas”.

El Estado francés tiene el 12% de PSA Groupe, que entre otras marcas incluye a Citroën, Peugeot y Opel.

Entre los adelantos que se dieron a conocer en el comunicado se puede decir que la sede del nuevo grupo estará en Holanda y que el CEO será el actual responsable de PSA, Carlos Tavares, por cinco años. El consejo de administración estará presidido por John Elkann, actual cabeza del grupo ítalo-estadounidense.

El nuevo grupo fusionado, cuyo nombre aún no ha sido revelado, pretende cotizar en las bolsas de París, Milán y Nueva York y seguirá con sedes operacionales en Francia, Italia y Estados Unidos.

El comunicado completo.

Sigue a @PabloPetovel

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299