Muere electrocutado en la bañera mientras cargaba el iPhone (no hagas nunca eso)

Internacional.- Un hombre de 32 años murió electrocutado en Earling, al oeste de Londres, cuando estaba cargando su iPhone mientras tomaba un baño.

El accidente ocurrió en diciembre de 2016, en Ealing, en el oeste de Londres, pero se conoce recién ahora, cuando lo publicó el periódico The Sun. Se trata de Richard Bull, cuya muerte encendió el alerta y ha hecho que el juzgado londinense que intervino envíe un informe a Apple para que establezcan medidas de prevención.

Según describe The Sun, el móvil estaba apoyado en el pecho de la víctima y enchufado a la corriente (probablemente con un prolongador), cuando por descuido entró en contacto con el agua.

“El juez de instrucción dictaminó que la muerte fue accidental y anunció que enviará un informe a Apple para que la compañía tome medidas para prevenir sucesos similares”, publicó El País.

Al mismo tiempo que la descarga eléctrica provocó el fallecimiento de Bull, también le generó quemaduras graves en su pecho, brazo y mano.

Hay que tener en cuenta que si bien los smatphones no representan peligro por su bajo voltaje, esto es sólo cuando están desconectados de la red eléctrica (220 Voltios, en general). Si están enchufados, es recomendable mantenerlos fuera del baño, como ocurre con los secadores de pelo o las radios.

Antecedentes

El problema más grave en relación con los accidentes con teléfonos ocurrió en 2016, cuando Samsung debió retirar del mercado millones de su flamante Galaxy Note 7 (lanzado un par de meses antes) porque su batería tenía un problema que las hacia explotar o recalentarse.

La medida no tenía precedentes a nivel mundial en un aparato de este tipo.

En Argentina, en enero de 2017, un bebé de 6 meses terminó con uno de sus pies quemados al explotar y prenderse fuego un Samsung Galaxy S5.