• El nuevo formato publicitario de Spotify se utilizará primero para promocionar la cerveza Michelob Ultra

  • La Ciudad de México es, desde noviembre pasado, la metrópoli que consume más música por streaming en el mundo

  • Toda la publicidad en audio, en especial podcasts, registra niveles récord de inversión de anunciantes

Las estrategias de marketing están en constante evolución. Esto, en parte porque los hábitos y preferencias de los consumidores también cambian radicalmente con el tiempo. Asimismo, se van estableciendo nuevos estándares conforme surgen otras exigencias del público y los reguladores. Pero la labor de los anunciantes y sus agencias también se transforma cuando un nuevo formato publicitario llega a la escena.

Así pues, los mercadólogos en México deben empezar a prepararse para la llegada de nuevas herramientas. De acuerdo con The Drum, Spotify lanzará un nuevo formato publicitario de la mano de Budweiser. La campaña global de audio dinámico difundiría el Maratón Michelob  entre el público deportista y ajustará el contenido según localización, hora o clima. El sistema, que se lanzará a escala internacional a finales del año, llegará primero a Reino Unido y México.

¿Cómo reaccionar a un nuevo formato publicitario?

Spotify no es la única plataforma que está trabajando arduamente en proveer nuevos canales a sus anunciantes. TikTok presentó hace un par de días su propio Audience Network, para servir comerciales fuera de su app. Hearst Magazines, por su parte, propuso a inicios del mes un formato publicitario para enviar anuncios personalizados en print a sus suscriptores. Incluso Facebook, en algún punto, quiso colocar publicaciones pagadas en los chats de Messenger.

La inclusión de un nuevo formato publicitario al entorno puede ser una transformación difícil. Según Forbes, el uso de estos métodos innovadores, si se usan a diestra y siniestra, corren el riesgo de hacer enojar al público. Por otro lado, Teads menciona que deben implementarse priorizando siempre temas como transparencia, seguridad y responsabilidad. Nielsen agrega que otros retrasan su adopción por dudas en retorno de inversión o conexión con la audiencia.

Es entendible que la llegada de un nuevo formato publicitario provoque nerviosismo a los mercadólogos. Por un lado, es una herramienta nueva y subirse a la tendencia lo antes posible podría maximizar su impacto. A la vez, hay una gran posibilidad que sea una estrategia que no viva a la altura de las expectativas. En este sentido, los anunciantes deben considerar algo. ¿Qué vale más: tomar un riesgo innovador o perder una oportunidad por jugar a lo seguro?