Llegó el momento de que los líderes excedidos o rebasados sean destituidos

Si eres una organización desbordada o un líder desenfrenado, y no haces ajustes oportunos y apropiados, terminarás siendo reemplazado

El tema central será cómo sobrevivir a un cambio cultural generacional y no morir en el intento

Liderazgo y cultura siempre convergen en el tiempo y el espacio. En situaciones de crisis de liderazgo hay que entender la importante relación entre éste y la cultura que prevalece en la organización. El liderazgo lo encontramos en toda organización, privada o pública, de carácter empresarial, político y social.

Históricamente hemos vivido liderazgos que han sido rebasados y arrebatados por la sociedad organizada, esto sucede en cualquier institución pública y privada. 

Para efectos de esta colaboración, consideramos que la sustitución o arrebato de liderazgos ordinariamente acontece por no haber entendido las raíces de los cambios culturales, los cuales se forjan cuando subsisten diferencias, injusticias o desentendimiento por parte de los líderes.

La gran trascendencia de la comunicación

Hablando históricamente de liderazgo y cultura, la comunicación en todas sus formas ha sido la clave del cambio. Hoy la comunicación se ve potencializada a través de la mercadotecnia, publicidad y la tecnología digital irradiada y viralizada con eficacia, principalmente en las redes sociales.  

En pleno siglo XXI y en este movido año 2020, estamos transitando de las frases “Todas las cosas permanecen constantes” al “Cambiando lo que se deba cambiar”. En ocasiones llega el momento en que es tal la indignación, que esa convergencia de liderazgo y cultura tiene la fuerza y medios para desnudar el “gatopardismo” que tienen como bandera la irónica frase “Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie”.

Significado de Liderazgo y Cultura del Dr. Geert Hofstede

El acreditado estudio del Dr. Geert Hofstede (1980, 1991) define la cultura como “la programación colectiva de la mente que distingue a los miembros de un grupo o categoría de gente de otros”. El trabajo de Hofstede pretende justificar que hay agrupamientos culturales a nivel regional y nacional que afectan al comportamiento de las sociedades y organizaciones, y que son muy persistentes en el tiempo. 

El Dr. Geert Hofstede, desarrolló el llamado “Modelo de las Seis Dimensiones para identificar los comportamientos culturales de cada grupo”. Estas dimensiones las podemos ver en la siguiente imagen. 

pastedGraphic.png

La convergencia entre cultura y liderazgo

En este nuevo siglo y en especial en los últimos años, se ha puesto al mundo a prueba en materia de liderazgos y en su capacidad de resiliencia referida a la fortaleza que tiene una colectividad para superar circunstancias traumáticas, y en este contexto México no es la excepción.

Lo anterior y con satisfacción hay que gritarlo a los cuatro vientos que, en esto, mucho tiene que ver la evolución cultural, influida de manera importante, entre otras más, por tres significativas razones:

  • El “software mental” (1) de la flamante y actual generación de líderes Millennials.
  • La escurridiza globalización, soportada por la tecnología digital.
  • La valiente y profunda lucha por la dignidad de género, el medio ambiente y otras importantes consignas.   

Para profundizar en estas ideas, se recomienda leer el libro “Culturas y organizaciones”, Software Mental, los autores: Dr. Geert Hofstede, Dr. Gert Jan Hofstede’s y Dr. Michael Minkov, con el prólogo del Dr. Raúl Beyruti. Editado por Gingroup.

En la siguiente gráfica también se podrá apreciar la relación entre cultura y liderazgo contemplada desde múltiples perspectivas y niveles.

pastedGraphic_1.png

Hablando de México, la “mezcla” de globalización, más tecnología digital, y nuevas generaciones que alzan la voz por diversas causas, se acomodan para enfrentar “cara a cara” a liderazgos rebasados o excedidos en diversas situaciones.   

Liderazgo gubernamental nacional

Los gobiernos por los que ha transitado México en su historia han sido de acuerdo con su propia definición, de diversas orientaciones políticas, derechas, izquierdas, neoliberales, liberales y también populistas. 

Son varios los temas que podemos enlistar, y que han puesto a prueba el liderazgo de esos gobiernos, así también, habría que diferenciar el significado de liderazgo, el cual no tiene nada que ver con: la popularidad, estimación, renombre, fama o admiración, Hitler fue muy popular. Tampoco debe asociarse con desagrado antipatía incompatibilidad disconformidad o impopularidad, por su parte Winston Churchill, llegó a ser muy impopular.  

Los indicadores para medir la actuación de un líder son varios en el referido a un gobernante, tenemos como en el caso de México, a la Constitución Política y los documentos correspondientes al desempeño de su ejercicio, como lo son el presupuesto de la nación y sus resultados. 

El Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. formuló un “Memorándum para el presidente (2018-2024)”, esto previo a las elecciones y creemos que es un aceptable indicador para hacer algunas consideraciones al ejercicio del actual gobierno. 

Entre los temas que se tocan, destacan la continuidad de las reformas educativa y energética, el combate a la corrupción, medidas para hacer más eficiente al gobierno, políticas para alcanzar una sociedad más sana y equitativa, y el rol de México en el mundo.

Y surge una fuerte pregunta ¿y en dónde está el desvío?

Hablando de México, podemos decir que el liderazgo gubernamental, se ha venido agrietando desde hace muchos años, principalmente, producto del desapego a valores fundamentales, inculcados en el seno de la familia, escoltado por una gran pobreza en más del 50% de la población, la falta de integridad, reflejada indistintamente en sectores público y privado, manifestándose en la opulencia, la inhumanidad, criminalidad, en un sistema sin consecuencias, resguardados bajo la terrible sombrilla de la impunidad.

Todo lo anterior, en el México de 2020, ha generado la acción y reacción de grupos que alzan la voz por temas tales como: “niños con cáncer, mujeres violentadas, feminicidios, secuestros, asesinatos, desapariciones”, que cuando no hay la respuesta adecuada o mejor dicho justa, se da el momento propicio para el impulso a la manifestación de la cultura y el liderazgo de los integrantes de la sociedad civil, siendo el picaporte y esencia del cambio profundo.     

Liderazgo de la sociedad civil

“Valorar y manejar con efectividad la diversidad es un imperativo para liderar con éxito las organizaciones” 

Hoy día la sociedad civil, en el mundo y México con gran potencia se suma levantando la voz, con movimientos, encabezados por decididas y empoderadas mujeres unidas en una sola voz, como lo fueron el #8M y el #9M, respuesta ante actos terribles como los feminicidios, criminalidad e inseguridad.

La llamada “madre naturaleza” también se ha encargado de poner a prueba el liderazgo gubernamental, ante inundaciones, incendios, terremotos como los acontecidos el 19 de septiembre del año de 1985, en el que ante la debilidad gubernamental, la sociedad civil sin preguntar tomaron el liderazgo, lo mismo sucedió en los temblores del 7 y 19 de septiembre de 2017 en los que participaron  de manera importante y significativa los Millennials,. 

De la sociedad civil, si es necesario, puede brotar el poderoso liderazgo para derrotar al dirigente ineficiente, tal como se narra en “Los doce trabajos de Hércules”, quién es capaz de destruir un monstruo de siete cabezas que escupía fuego – el monstruo era la hidra de Lerna. 

Si los líderes de cualquier tipo de organización no ponen en claro o no logran entender que hay un profundo cambio cultural y consecuentemente del ejercicio del liderazgo, generado por los últimos acontecimientos, y no llevan a cabo, los ajustes precisos, serán rebasados e inevitablemente remplazados.