Fue a finales de mayo que Uber destruyó miles de bicicletas eléctricas de su marca Jump, luego de ser una de las empresas que liderara una inyección de capital en Lime y, con ello, buscar una mayor integración de ambas aplicaciones.

Bueno, todo indicaba que la marca de bicicletas y scooters eléctricos desaparecería, pero finalmente no será así, la están reviviendo y su primer mercado en el que sucede esto, es en Reino Unido.

Apostar por una ciudad que impulsa la movilidad sostenible

Concretamente es en Londres, donde Lime está relanzando el servicio de bicicletas compartidas de Jump y, nuevamente, al menos de un inicio, estarán disponibles sólo a través de la aplicación de Uber, aunque se prevé que se agregarán a la app de Lime en un futuro.

Respecto a la estrategia comercial, de acuerdo con reportes de TechCrunch y The Verge, el precio del servicio será de 1 libra (cerca 1.25 dólares o unos 28 pesos), más 15 peniques por minuto (unos 18 centavos de dólar o casi 4 pesos).

Como primeros territorios dentro de la capital británica, Lime desplegará las bicicletas de Jump en Camden e Islington, aunque dependiendo de su recepción por parte de los usuarios podrían ir ampliando las zonas de cobertura.

Dado este contexto, se puede decir que es un movimiento acertado por parte de la startup de scooters eléctricos, recordemos que recientemente Reino Unido legalizó el uso de este tipo de vehículos y, más aún, está impulsando una política pública que promueva la movilidad sostenible.

Entonces, esto abre un área de oportunidad para este tipo de empresas, por ejemplo, en territorio británico existen diversas compañías que han mostrado su interés por consolidar sus servicios; Bird, Voi, Tier, Bolt, y Wind entre ellas.

En el caso de Lime, se sabe que se ha asociado con la firma de seguros Allianz para proporcionar a sus clientes británicos cobertura de seguro sin costo adicional a través de una póliza a medida. “Esta política significa que los pasajeros pueden subirse a un e-scooter Lime y viajar sin preocupaciones sabiendo que están protegidos”, señaló Lime, citada por The Verge.

Estuvo a punto de desaparecer

Como mencionamos al inicio de la nota, fue en mayo cuando Uber lideró junto a otros inversores existentes como Alphabet (Google), Bain Capital Ventures y GV una ronda de financiamiento para Lime que incluyó a Jump para integrarla las dos apps y desaparecer la segunda marca de bicicletas eléctricas y scooters.

De hecho, la firma liberad por Dara Khosrowshahi decidió cerrar operaciones de Jump, desaparecer las 400 plazas de trabajo que representaba y enviar unas 20 mil bicicletas eléctricas a centros de reciclaje par separar cortos elementos que pueden utilizarse en otros productos, como las baterías, el metal y las llantas.

Todo indicaba que la marca desaparecería pues unas semana después el servicio también salió de las calles de diversas ciudades europeas como Berlín, Bruselas, Lisboa, Londres, Madrid, Málaga, Munich, París, Roma y Rotterdam.

Pero, al parecer Lime tiene otros planes pues de acuerdo con TechCrunch planea redistribuir scooters y bicicletas Jump en otras ciudades como París, Roma y Barcelona. Esto quiere decir que si suplan en Londres y Europa funciona, podría llevar el servio a otros mercados como Estados Unidos, Canadá y Latinoamérica.

Un as para Uber

Eso es en lo que se puede convertir Lime, no sólo por ser una división de negocio que apunta crecer de manera sostenida en los próximos años y, si esto sucede, podría ser el aliado perfecto para Uber Eats, que se ha encargado de mantener a flote a la compañía y por ello está recibiendo gran parte de los recursos.

Sin duda, esto lo tienen bien estudiado desde la tecnológica de San Francisco, California. El CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, dijo en su momento que la app de scooter eléctricos “tiene la experiencia operativa y el enfoque necesarios para construir un negocio de micromovilidad escalable y sostenible”.

Una tesis que tiene mayor sustento cuando se observan los resultados realizada por CarGurus, los cuales señalan que cerca del 39 por ciento de los usuarios de servicios de viajes compartidos reducirán o dejarán de usar por completo este tipo de aplicaciones.

Más aún, en un reporte reciente de The Next Web, hacen énfasis en un cambio de mindset de un gran sector de la población en favor de opciones de movilidad más verdes.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299