Liberan a Carlos Ghosn, el derrocado CEO de Nissan, Renault y Mitsubishi

El tribunal de Tokio le otorgó a Carlos Ghosn el derecho a una fianza de 1.000 millones de yenes (casi US$ 9 millones) para liberarlo. El proceso al ex CEO de Nissan, Renault y Mitsubishi continía.

Carlos Ghosn expresidente de Nissan

Días antes de cumplir 65 años el próximo sábado, el ex presidente de Nissan y gestor de la alianza con Renault y Mitsubishi, Carlos Ghosn, recuperará su libertad de manera condicional.

Después de 107 días tras las rejas, cuando en noviembre de 2018 fue acusado de cometer inconductas financieras, el Tribunal de Tokio le concedió este martes la libertad bajo fianza.

Si el tribunal rechaza una apelación de los fiscales (algo que se espera) y cuando Ghosn deposite 1.000 millones de yenes (casi US$ 9 millones), el mayor líder de la industria automotriz, ahora caído en desgracia, abandonará la cárcel en pocas horas.

La solicitud, presentada el jueves, fue el tercer intento por lograr la salida bajo fianza luego de que los dos anteriores fracasaron.

Esta vez, sin embargo, hubo una diferencia. Según Japan Times, “la solicitud fue presentada bajo un nuevo equipo legal nombrado a mediados de febrero”. “Junichiro Hironaka, uno de los abogados que representan a Ghosn, es un abogado con una larga trayectoria de ganar veredictos de no culpabilidad en algunos de los casos más destacados del país”.

El abogado, de 73 años, dijo que su equipo legal incluyó medidas en su último pedido de fianza que disminuirían las posibilidades de Ghosn de destruir pruebas, como restringir su capacidad para comunicarse con otras personas y estar bajo vigilancia. Como es habitual al estar bajo fianza, se le prohibirá viajar al extranjero.

La primicia de la detenciónn la tuvo The Asahi Shimbun, medio japonés.

“El nuevo equipo, a diferencia del primero, pudo demostrar y convencer al juez de que Ghosn no representa una amenaza para borrar pruebas, un punto de fricción que los fiscales habían utilizado para argumentar que no se le debía dar la libertad”, amplía el Japan Times.

Amenaza de ir a la ONU

La Justicia japonesa arrestó el 19 de noviembre pasado al ejecutivo francés nacido en Brasil, de 64 años, bajo la sospecha de no reportar sus ingresos.

Posteriormente, los fiscales sumaron dos cargos adicionales de mala conducta financiera, incluido un agravante por la supuesta transferencia de pérdidas de inversiones privadas a Nissan durante la crisis financiera mundial en 2008.

La decisión de otorgarle la libertad bajo fianza también se produce en medio de una creciente protesta de críticos hacia el sistema legal de Japón que, según dicen, está sesgado a favor de los acusadores: los abogados no pueden estar presentes durante los interrogatorios y los sospechosos son detenidos durante meses antes de comparecer en un juicio, especialmente cuando no admiten culpabilidad.

Luego de casi 30 días, Ghosn fue llevado a declarar en Tokio. Captura de video.

Al parecer, cansados de la larga detención de Ghosn, su familia estaba por apelar ante las Naciones Unidas, algo que hubiera llevado al plano internacional el tema de los problemas en la Justicia nipona. “Carlos Ghosn lleva más de 100 días recluido en Japón”, en un lugar “con reglas medievales”, decía un comunicado previo de la familia.