x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Las grandes marcas ven una oportunidad en la “leche del futuro”

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Expertos dicen que la industria láctea se está modificando al compás de los cambios de tendencias, pero que seguirá tan vigente como siempre.
  • El negocio de la venta de leche no muere, evoluciona

  • Albertsons, Kroger y Walmart procesan parte de la leche que venden

  • Coca-Cola hizo una fuerte apuesta en el segmento

En los Estados Unidos, cada vez más minoristas están procesando su propia leche.

Supermercados como Albertsons, Kroger y Walmart están generando una cadena vertical que les permite tener el control desde las vacas hasta la venta al público.

Kroger ya opera 17 lecherías o tambos, Albertsons tiene siete plantas procesadoras y Walmart, según CNN Business, abrió una en Fort Wayne, Indiana (EE.UU.), en 2018.

Pero, ¿no es que el negocio de la venta de lácteos está en declive? ¿Por qué grandes retailers decidieron estos movimientos de mercadotecnia?

Lo que sucede es que aunque el consumo de leche en los Estados Unidos, es verdad, ha bajado con los años, a la mayoría todavía les gusta beberla y tenerla disponible en el refrigerador.

Según Tony Sarsam, CEO de Borden Dairy, la segunda mayor productora láctea de Estados Unidos -hoy en desgracia-, los supermercados ven a la leche como una buena inversión, incluso con los costos de los insumos en suba y aunque esto signifique menores o nulos márgenes.

El tema es que con buenas ofertas de leche, los supermercados atraen a los consumidores a las tiendas. Esos clientes, luego, adquieren otros productos con mayores márgenes.

Borden Dairy se declaró en bancarrota a comienzos de este año y en su argumentación de quiebra dijo que “la competencia de los supermercados” fue una de las causas.

Dean Foods, el mayor procesador de leche del país de Donald Trump, también se declaró en quiebra antes, en noviembre de 2019.

Más allá de la bancarrota, de la que espera salir, Borden Dairy todavía ve un futuro prometedor por delante: planea continuar con el negocio durante el procedimiento de quiebra y a pesar del difícil entorno competitivo.

La explicación está en sus productos innovadores, incluida su línea nueva leche sin lactosa y otra de menos azúcar y más proteínas que la leche normal.

La razón principal por la que Borden se declaró en bancarrota es una fuerte inversión de 2017 de una firma de capital privado que agobia a la compañía por el crecimiento de la deuda, pero el objetivo es salir y crecer.

El sector de la leche alternativa está creciendo rápidamente.

Por ejemplo, las ventas minoristas de leche de avena en los Estados Unidos se dispararon más del 600% en los últimos 12 meses, y las principales cadenas de café, incluidas Starbucks y Dunkin, están sumando lattes de leche de avena a sus menús.

Aunque esas ventas son mínimas en volumen en comparación con las ventas de lácteos tradicionales tradicionales, complican una industria que está en plena mutación.

Marin Bozic, profesor en la Universidad de Minnesota, también entiende que hay cambios que hay que atender, pero que no están jaqueando a la industria. “Puede parecer que el negocio de la leche se está derrumbando, pero ese no es el caso”, dijo. Para Bozic, “la leche no se está muriendo, está evolucionando”.

“Es doloroso, algunos modelos de negocios ya no serán sostenibles, pero este período conducirá a un sistema más saludable que responda mejor a las necesidades cambiantes de los consumidores”, apuntó.

Un buen ejemplo llega desde las grandes marcas, como Coca-Cola, con la reciente adquisición de Fairlife, una marca de productos lácteos que había creado unos años antes, lo que sugiere que aún existen oportunidades de crecimiento.

En 2012, Coca-Cola había creado Fairlife con un socio. El pasado 3 de enero, anunció que adquirió la compañía directamente.

Datos de Nielsen muestran que las ventas de leche baja en lactosa o sin lactosa crecieron un 11% entre noviembre de 2018 y noviembre de 2019 en los Estados Unidos. Y que las de leche entera con sabor aumentaron 8,9% en los primeros 10 meses del año pasado. Durante el mismo período, las ventas de leche entera orgánica aumentaron 4.4%.

Fairlife vende leche sin lactosa, que tiene menos azúcar y más proteínas que la leche normal. También vende una versión fortificada con Omega-3 del producto, junto con una variedad de chocolate, batidos de proteínas, “bocadillos para beber” y bebidas sustitutivas de comidas.

Sigue a @PabloPetovel

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados