Las agencias de publicidad exigen una ley que regule los tiempos de pago a las Pyme

Por el caótico contexto de la economía argentina, las agencias de publicidad piden una “ley de pago” que sancione a las grandes compañías que dilaten el pago a las Pyme más allá de los 60 días.

publicidad digital

La realidad de la economía argentina está en un punto dramático. A la convulsión generada por la brusca caída del peso (casi un 50% en 10 meses) se suma la creciente inflación (se prevé 45% anual a fin de año) y un nivel de tasas de interés sin comparación en el resto del mundo (68% es la tasa de referencia del Banco Central).

En ese contexto, las pequeñas y medianas empresas (Pyme) son las que más están sufriendo, entre otras causas, porque son proveedoras de grandes compañías que dilatan los pagos porque priorizan colocar sus ingresos en los bancos para lograr beneficios financieros.

El sector de las agencias de publicidad, mayoritariamente integrado por Pymes, es uno de los más golpeados y, por eso, impulsan una ley de emergencia que las resguarde.

La Asociación de Agencias de Publicidad impulsa la creación de una “Ley de Pago” que sancione a quienes cancelen facturas más allá de los 60 días, según denunció la AAP, casi el 90% de los clientes del sector está abonando a 120 días.

En un comunicado, hablan de ser “víctimas de la especulación financiera de las grandes compañías” y dan el ejemplo de Chile o Colombia, donde se analiza un “proyecto de pago oportuno”, orientado a resolver este problema.

La AAP, que incluye principalmente a agencias creativas nacionales, dice que la situación alcanza su mayor drama con la decisión de los anunciantes de pagar por los servicios contratados en plazos de entre 120 y 180 días, “a fin de colocar el dinero en el sector financiero”.

Claro, con tasas del 50 ó 60 por ciento anual que están ofreciendo los bancos, es una tentación para quienes tienen fuertes sumas de dinero en efectivo.

Este flyer es uno de los que está usando en Twitter la AAP para mostrar que están en problemas.

Esto genera un desfasaje en la cadena de pago y, principalmente, complica la estabilidad financiera de las agencias, que necesitan liquidez para abonar mensualmente los salarios.

A esto hay que sumarle que el contexto inflacionario no permite el trasladado de los costos a los clientes, algo que es absorbido por las agencias, reduciendo la rentabilidad del trabajo.

Según Germán Yunes, presidente de la AAP, “en momentos como el actual, el cuidado del empleo genuino debe prevalecer por sobre la especulación financiera”.

“Somos anunciantes, no contribuyentes”

Del otro lado del mostrador, el vicepresidente de la Cámara Argentina de Anunciantes y director de Medios de Unilever, Ezequiel Jones, respondió en duros términos ante una consulta de Clarín. “La AAP busca eliminar todo riesgo empresarial al amparo de una ley”, dijo. También expresó que deberían buscar “creatividad”, “competitividad” y “excelencia” y no un esquema que tiene el “riesgo de convertir a las agencias en una suerte de oficinas públicas con tarifas fijas”. “Los anunciantes no seríamos más clientes, sino contribuyentes”, agregó.

Sobre el proyecto, dijo que, de prosperar, “generaría el efecto contraproducente al dejar mal posicionadas a las agencias de Argentina frente a otras opciones internacionales”.

Y finalizó: “Creo que acusar a los anunciantes, quienes somos la razón de ser de toda la industria, de privilegiar la especulación financiera por sobre el cuidado del empleo genuino, no contribuye a encontrar soluciones beneficiosas y sólo agrega leña al fuego”.