A pesar del millonario crédito del FMI, la economía de Argentina se descontrola

Aún cuando se aprobó un préstamo por US$ 50.000 millones, la crisis cambiaria en la Argentina se agudiza. El peso ya acumula una depreciación del 60% en siete meses.

Bigstock

Desde diciembre, cuando el dólar estaba en 18,50 pesos, hasta este viernes 29 de junio, cuando cerró 29,50, la moneda argentina se depreció un 59,4%. En ese contexto de brusca devaluación es como hay que analizar la crisis en el país que gobierna el empresario de centro derecha Mauricio Macri.

Aunque el Gobierno ya vendió US$ 15 mil millones de sus reservas y logró un poco habitual crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) de US$ 50.000 millones, nada parece detener el avance del tipo de cambio.

En el medio, reemplazó –o cambió de funciones– a prácticamente todo el Gabinete económico y desplazó al hombre fuerte en el Ministerio de Minería y Energía (Juan José Aranguren).

Así las cosas, aunque Macri ha cumplido con todas las recomendaciones de los mercados internacionales, los números no son alentadores hacia el futuro, con las acciones argentinas en Wall Street cayendo 12% y el índice Merval en retroceso.

En paralelo, el aumento del dólar está impactando en la economía real. La inflación ya acumula un 12,3% entre enero y mayo, y en junio se espera que supere el 3%, según cálculos de consultoras privadas.

Hay que decir que la meta original del Gobierno para todo 2018 era de 10%, aunque luego la elevó al 15%. Algo incumplible.

“El dólar cotiza al alza por cuarto día consecutivo y se vende a 29,66 pesos, según el promedio entre entidades que realiza el Banco Central (BCRA), lo que supone una suba de casi 1 peso respecto del cierre del jueves (28,68) y una apreciación frente al peso superior al 3%”, publicó La Nación.

Este viernes, el BCRA vendió otros US$ 300 millones para contener el precio, el doble de lo que había puesto en plaza el día anterior. De todas maneras, el dólar superó el máximo histórico y acarició los 30 pesos por unidad.

Volviendo a las acciones, según le dijo a Ámbito Financiero Nery Persichini, de GMA Capital, “la volatilidad del dólar potenció la incertidumbre del mercado. Las acciones están muy presionadas en el exterior porque hubo varios informes de bancos de inversión que recortaron los precios objetivo de los papeles locales”.


Una de las entidades que les bajó la nota a los papeles argentinos fue JP Morgan, por las menores expectativas de crecimiento y mayores expectativas de inflación en un contexto global adverso que complica el financiamiento.

Desde muchos sectores, economistas critican el manejo de los números del país.


Anúnciate en la edición especial "Guía de Compras 2020" de la Revista Merca2.0. Regístrate gratis aquí.