La trampa de YouTube que ha indignado a los músicos que firman con la plataforma

De acuerdo con denuncias de artistas, la plataforma ofrece apoyos y protagonismo dentro del sitio, si estos se abstienen de criticar a la marca.

YouTube
Foto: Bigstock

Durante los últimos meses, la plataforma de videos YouTube ha sido acusada “cometer trampa” en una cláusula que obliga a firmar a los generadores de contenido musical.

De acuerdo con un reporte de Bloomberg, el convenio consiste en que los músicos no hablen mal de plataforma de contenido a cambio de recibir apoyo promocional como una forma de silenciar las persistentes críticas de los artistas.

Declaraciones hechas por personas familiarizadas con el tema, YouTube le pagó a un grupo de músicos cerca de 200 mil dólares para producir videos y promocionó su trabajo en carteleras, parte de una campaña mayor para mejorar la relación del sitio con la industria de la música.

Sin embargo, el apoyo tiene una trampa, ya que a algunos músicos se les exigió prometer que no harán declaraciones negativas sobre YouTube. Los acuerdos de no criticar son comunes en el sector, pero los mayores competidores de la plataforma de Alphabet Inc. no los exigen, agregaron las fuentes.

Otro de los detalles dentro de la cláusula es que la empresa exige que muchos socios acepten esas condiciones, entre ellos creadores que producen series originales para su servicio pago.

YouTube tomó precauciones adicionales en acuerdos recientes debido a un incidente con el director Morgan Spurlock. El director tomó desprevenido al sitio web de videos cuando admitió en diciembre haber cometido abuso y acoso sexual apenas tres meses después de que la compañía adquiriera los derechos para emitir su última película, una secuela del documental “Super Size Me”.

Sin embargo, ante las denuncias de la trampa, compositores y artistas han criticado al sitio por lo que consideran que reciben my pocos ingresos y además enfrentan una deficiente protección contra la piratería.

Decenas de músicos en Estados Unidos firmaron una petición en 2016, en la cual criticaban los servicios de música gratuitos y pedían que el Congreso hiciera más responsable al sitio web de impedir las violaciones de copyright.

De acuerdo con denuncias de los involucrados, altos ejecutivos de YouTube se indignaron ante la carta y en privado insistieron en que los artistas y sus representantes apoyaran a la compañía.

Músicos como Paul McCartney y Taylor Swift sólo firmaron la carta a pedido de sellos discográficos que buscaban mejores términos en las negociaciones. La compañía también ha contrarrestado las críticas diciendo que ha pagado más de mil millones de dólares a la industria de la música y que ha reforzado la vigilancia para evitar violaciones de copyright.

Artistas como el rapero G-Eazy y el cantante de reggaetón Ozuna, han trabajado con YouTube para promover su música, lo que ha comprendido su aparición en carteleras, videos behind the scenes y documentales.

Perry participó en un evento de la plataforma el año pasado e hizo un publicitado video con la compañía.

En diciembre de 2016, la plataforma contrató al ejecutivo discográfico Lyor Cohen para mejorar su relación con la industria de la música.

Cohen fue una elección polémica, pero YouTube logró recomponer las cosas lo suficiente como para firmar en los últimos meses acuerdos a largo plazo con las tres mayores compañías de música el mundo.

Los acuerdos dan al sitio web de videos los derechos que necesita para un servicio de música pago que planea lanzar más avanzado el año. La compañía espera que el nuevo ofrecimiento silencie las protestas de los sellos discográficos sobre sus pagos al sector.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.