Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Una buena reputación es indispensable, no deseable

Aunque la reputación es un concepto intangible, cada día cuenta más. Investigaciones globales coinciden que una buena reputación aumenta de manera tangible el valor corporativo y proporciona una ventaja competitiva sostenida.
Manuel Alonso

Una empresa puede lograr sus objetivos más fácilmente si tiene una buena reputación, especialmente entre stakeholders, sus principales clientes, líderes de opinión, proveedores, y empleados actuales y potenciales.

Si su organización es bien vista por sus clientes clave, preferirán tratar con usted antes que con otros. Y lo más importantes, es que influirán en otros usuarios potenciales a través de la comunicación más valiosa que es la de boca en boca. Incluso, si surgiera algún problema en su relación comercial, sus proveedores estarán más inclinados a darle el beneficio de la duda cuando existe una buena reputación de por medio.

Del mismo modo, sucede con otras relaciones como los reguladores gubernamentales que estarán menos dispuestos a castigarlo si tropieza en el camino; las instituciones financieras facilitarán su acceso a sus servicios; será opción para los cazadores de talento; e incluso, para quienes quisieran establecer una alianza estratégica o hasta una fusión.

Por otro lado, con la proliferación de tecnologías de medios y canales de redes sociales, las personas y organizaciones tienen acceso a nuevas herramientas para generar un escrutinio mayor y más rápido sobre la licencia social para operar de las empresas, generando una presión adicional para que las corporaciones asignen suficiente atención y recursos para el fortalecimiento de su reputación.

Por ello, la imagen pública y la reputación de su marca tienen una repercusión crucial para su negocio. Carecer de ello pone en riesgo la relevancia de sus productos o servicios y hasta le sería más difícil retener empleados y generar rentabilidad.

Son múltiples y genuinos los motivos para proteger, preservar y promover la reputación de su organización, en beneficio de su quehacer. Y le voy a mencionar algunos casos concretos. Hemos sido testigos de cómo la tecnología ha cambiado la manera de producir, comercializar y distribuir productos. Las empresas están sujetas a constantes cambios para mantenerse o sobresalir en un entorno en constante evolución. Es básico encontrar formas de asegurarse de que sus clientes se sientan receptivos a los cambios que piensa implementar. El cambio provoca dudas e incertidumbre, pero si tiene una buena reputación pública o una reputación estable, es más probable que sus clientes sean empáticos a estos cambios.

No solo necesita asegurarse de que su negocio tenga una reputación sólida en tiempos de cambio, sino que también se debe de transmitir serenidad cuando planee expandir su negocio. Los tiempos de expansión son también tiempos de estrés tanto internos como externos por la carga extra que implica transferir la reputación.

La transferencia de reputación se refiere a intentar extender la existente a favor de un nuevo producto, departamento o subsidiaria. Si ya tiene una buena reputación, es más probable que su empresa la transfiera a una nueva entidad u oferta con éxito.

Las variables en las creencias y expectativas en los públicos de interés son otro determinante a considerar en el riesgo reputacional. Cuando las expectativas cambian y el carácter de la empresa sigue siendo el mismo, la brecha entre la reputación y la realidad se amplía y los riesgos aumentan. Existen numerosos ejemplos de prácticas que alguna vez fueron aceptables y que las partes interesadas ya no consideran satisfactorias, éticas o incluso seguras. La buena reputación es un lubricante para transitar a estos cambios en el comportamiento y las actitudes. Resulta natural creer en alguien que no solo se ha portado bien, sino que es auténtico.

Lograr un equilibrio esmerado en sus relaciones públicas y la gestión de la reputación es primordial entonces. Es indispensable conservar una imagen positiva creíble, sin excesos ni petulancia. El mantenerse atento a los cambios en el entorno del negocio, en las actitudes de las personas hacia el mercado y en particular hacia su empresa, le permitirán ajustarse en consecuencia y gestionar su reputación a tono.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados