El miércoles Uber informó a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos que recortaría 3 mil 700 puestos de trabajo de su plantilla total como parte de un plan de ajustes para hacer frente al contexto complicado que se vive a nivel global.

La noticia despertó inquietud en los mercados, aunque para diversos analistas la compañía se apega una estrategia clara encaminada a mantenerla rentable pese a que los viajes en autos, su principal fuente de ingresos, sufre una evidente contracción. El tiempo ha dado la razón y la tarde de este jueves se refleja en sus resultados financieros.

Los números de Uber

La compañía con base en San Francisco, California se suma a la larga lista de empresas que dieron a conocer sus resultados financieros y, aunque también refleja el impacto de la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus, ciertamente ha dejado convencidos a analistas e inversionistas.

Esto se debe a que Uber reportó ingresos por 3 mil 543 millones de dólares entre enero y marzo de 2020, lo que superó las expectativas de los especialistas.

Su lado flaco, es que la firma también dijo que tuvo una pérdida de 2 mil 940 millones durante el trimestre. Un dato que llama la atención, pues es un rubro que había logrado contener en sus pasados informes.

La razón, es la misma que la mayoría de las empresas, el impacto negativo y los efectos en la actividad social y dinámicas de consumo por el coronavirus están pasando factura.

No obstante, en el caso de Uber se destaca que sus reservas brutas (valor de sus bienes y servicios vendidos en la plataforma) aumentaron un 8 por ciento en comparación con el primer trimestre de 2019, para alcanzar los 15 mil 800 millones de dólares.

Además, la firma logró obtener ingresos netos por 527 millones de dólares, un 121 por ciento más que el año anterior, cuando habían reportado 239 millones.

Una estrategia que se ajusta al contexto

Mientras nuestro negocio de rides se ha visto afectado por la pandemia, hemos tomado iniciativas rápidas para preservar el balance en el negocio en el largo plazo al poner más recursos a Uber Eats mientras preparamos un escenario de recuperación”, dijo Dara Khosrowshahi, CEO de Uber.

Sus declaraciones son relación al hecho de que los viajes decrecieron un 3 por ciento afectados por las condiciones planteadas por el coronavirus, pero en cambio, Eats creció 54 por ciento.

Aquí es donde cobra sentido la difícil edición de hacer un recorte del 14 por ciento de su plantilla global, como parte de su plan para ahorrar mil millones de dólares y hacer frente a la crisis. Este ajuste se suma a la salida de Eats de siete mercados para redireccionar esos recursos a mercados y divisiones de negocio más rentables.

Sabemos que invertirán en Uber Eats para hacer crecer la plataforma, además de que apostarán por la micro movilidad con Lime, tal como lo ha delineado en más de una oportunidad el propio Khosrowshahi.

La compañía sabe que los cambios en los hábitos y necesidades del consumidor no son de corto plazo, muchas de las características que vemos en la actualidad serán permanentes y por ello la marca busca ajustarse a esa nueva realidad desde ya.

Esto ya ha sido bien recibido por los mercados bursátiles. Por un lado, Uber se benefició de los resultados de su rival Lyft que entusiasmaron al mercado impulsando sus acciones más de 11 por ciento y, tras dar sus propios resultados, la compañía gana más de 5.2 por ciento en las operaciones after hours, para alcanzar un valor de capitalización superior a los 53 mil 430 millones de dólares.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299