La cultura del ‘upgrade’ constante: datos y perfiles

Internacional.- Siempre estamos preocupados por las actualizaciones. La de nuestro sistema operativo, nuestras consolas, nuestro guardarropa. Lo que antes se convertía en obsoleto e inservible, ahora puede mantenerse con nosotros, siempre y cuando se actualice. De esto se trata la nueva cultura: del upgrade, que es sin duda una tendencia a la que hay que prestar atención, no importa el rubro en el que te desenvuelvas.

Más notas relacionadas:
7 herramientas para encontrar tendencias en los consumidores
5 consejos para que nunca te quedes sin ideas
Las 16 tendencias digitales para 2014

La cultura del upgrade se caracteriza por la novedad, aunque vista desde una nueva perspectiva. Ya no se trata de tener lo nuevo por lo nuevo, sino lo nuevo actualizado, que nos permita mantener aquellas cosas -materiales- que nos importan pero sin que pasen de moda, o se termine su tiempo de vida. Las mejoras son ligeras, apenas perceptibles, quizá no tan relevantes, pero con la formación de esta nueva cultura eso es lo de menos. Lo que importa es mantenerlo todo barato, pero siempre con esa sensación de que se tiene lo último.

En el 2009, según un estudio de Trendwatching, había 2,500 millones de dispositivos conectados – entre los que se incluían celulares y computadoras- pero se estima que para el 2020, haya más de 30,000. Esto deja ver la cultura de la expansión del internet y la tecnología, que es aparentemente imparable.

Acorde a este estudio, la cultura del upgrade ayuda a minimizar la culpa post-compra, que generalmente surgía al gastar mucho dinero en un dispositivo nuevo. Si ahora se consigue una actualización por menos dinero, la sensación de culpabilidad se hace menor.

Ahora bien, es importante recalcar que la cultura de la actualización no se aplica solo al nivel tecnológico, sino que casi cualquier industria puede encontrar una forma de adaptarse a ella y de ofrecer a los consumidores esta posibilidad de aprovechamiento de nuestras compras, pensando a futuro.

La mayoría de los productos tienen la posibilidad de agregarse nuevas funciones y capacidades, y es importante que toda campaña publicitaria se aleje, por cualquier medio, del término “obsoleto”.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299