x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

La agricultura en la mirada del agrónomo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Si bien dediqué una columna a las diferencias de un vendedor típico contra uno del campo, en esta ocasión hago una pausa para hablar del ingeniero agrónomo.

En mi compromiso de dar visibilidad a la relación que guarda la agricultura con la mercadotecnia, me he apoyado en los personajes que protagonizan las más simbólicas y emotivas historias. Si bien dediqué una columna a las diferencias de un vendedor típico contra uno del campo, en esta ocasión hago una pausa para hablar del ingeniero agrónomo.

Como le he contado a usted, querido lector, la carrera universitaria que elegí cursar fue la de administrador de empresas y después me especialicé en Marketing, sin siquiera imaginar mi aterrizaje en el surco, acompañando a los más talentosos ingenieros del campo de varios países de Latinoamérica. Y los envidio.

Las raíces como parte de la inspiración

Sin que haya implementado una encuesta con bajo margen de error o alta validez estadística, mi conversación con algunos de los agrónomos que más admiro aunado a muchos años caminando junto con ellos, me permite hacer una valoración objetiva del impacto comercial que un especialista de sus alcances puede llegar a tener no solo para las compañías o para sus clientes, sino el efecto que son capaces de generar en toda una comunidad.

Herencia: Pero vamos por el principio. La mayoría de ellos tienen relaciones con el campo desde que eran niños pues jugaban en el surco o incluso apoyaban las labores agrícolas de algún miembro de la familia después de la escuela, pero algo que me pareció una fantástica casualidad fue que casi todos con quienes hablé, me hicieron saber que iban al campo para acompañar a sus abuelos, pues era ahí, el campo, donde tenían oportunidad de hablar con ellos. Esto en si mismo refiere una extraordinaria conexión emocional pues el campo va más allá del trabajo o la labor cotidiana pues es escenario de recuerdos gratos para muchos de ellos.

Progreso familiar: No recuerdo que alguno de mis interlocutores hubiera nacido en una familia resuelta financieramente, pero muchos de ellos vieron a la agronomía como una alternativa para incorporar nuevas prácticas al campo y lograr mejoras significativas en la producción, la tecnificación y la reducción de riesgos. 

Uno de ellos me escribió en el chat: “Después de estos años, me siento muy satisfecho de poder llevar todos los días información (a nuestro campo) que cuenta con un sustento científico de mejores variedades y productos que ayudan a nuestra familia y agricultores a lograr el éxito”. 

Misión: “Para mí lo más chingón de ser agrónomo, es poder impactar positivamente la vida de millones de agricultores a través de llevar el conocimiento de cómo hacer más productiva la tierra”.  Aunque lo podría explicar de manera más rimbombante, estas palabras reflejan el espíritu de cooperación que un agrónomo tiene en su sangre y su búsqueda es la misma que la de sus clientes y su comunidad pues sin lugar a dudas, tiene un lazo brutal que les permite representarlos con toda eficiencia.

Múltiples habilidades: No se confunda amable lector, no pretendo dibujarlos como seres de otro planeta, pero he logrado presenciar sus interacciones y además de fungir como psicólogo de sus clientes, realmente son doctores de plantas, asesores financieros y uno de ellos señalaba con nostalgia que “de niño, miraba a los agrónomos cuando iban a revisar los cultivos de mi papá y siempre decía, cuando sea grande, quiero ser como ellos”.

Satisfacción y naturaleza: Logré entender que el agrónomo puede ir más allá de la gestión técnica cuando entiende su relación con el ambiente y sobre la naturaleza expresa que “la agronomía te ayuda a entenderla un poco y en ese camino, ayudar a mucha gente, a cosechar los mejores frutos, tanto de su trabajo como de la tierra misma y sin que suene muy trillado, es una satisfacción muy grande cuando ves que le va bien a alguien que confió en ti”.

Sembrando Reflexión 

¿Qué tiene que ver todo esto con el marketing y los agronegocios? Que antes de ir a hacer un estudio de campo, a reinterpretar una marca y su relación con los clientes, a validar la experiencia de marca, a valuar un precio o simplemente a conocer este negocio, en casa, en tu propia empresa, tienes una fuente inagotable de conocimiento y lealtad. 

Se derrumba oficialmente el mito de que los protagonistas del campo suelen ser transaccionales y poco emocionales o que no hay sensibilidad en la relación económica de una labor como esta. 

A Gerardo, Rafa, Chendo, Jorge, Lázaro, César, Nery y Agustín, gracias por regalarme sus palabras y permitirme crecer y aprender con ustedes. A Toño, Javier y Valentín, mi cariño por sus enseñanzas que seguro trascenderán el plano terrenal. 

Referencias:

El vendedor en campo: Una extensión de marketing) https://www.merca20.com/el-vendedor-en-campo-una-extension-de-marketing/ 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados