Samsung inhabilitará los últimos Galaxy Note 7 que aún no son devueltos

Samsung continúa implementando diversas acciones para superar la falla en la batería del Galaxy Note 7 que, de acuerdo con especialistas, representó el retiro de más de 2.5 millones de smartphones en todo el mundo y podría afectar a la compañía entre mil y 5 mil millones de dólares en ganancias.

Ahora, la surcoreana busca poner fin al problema con la inutilización de los teléfonos que aún se encuentran en el mercado. Lo hará mediante una actualización que impedirá a los dispositivos mantener su carga.

El mayor fabricante de smartphones en el mundo, informó este viernes que esta acción se hará efectiva a partir del 19 de diciembre, cuando libere el firmware que hará que el Galaxy Note 7 deje de funcionar como un dispositivo móvil.

De acuerdo con Samsung, el objetivo de la actualización es dejar fuera de servicio el aproximadamente 7 por ciento de teléfonos que aún no han sido devueltos o intercambiados por los usuarios -afirma haber recuperado el 83 por ciento-, de los vendidos en Estados Unidos.

Esta es la más reciente acción del plan de respuesta de la surcoreana para resolver el problema originado por las fallas del Note 7, se suma a la ofrecer a los clientes incentivos financieros (100 dólares) para intercambiar sus teléfonos y ha publicado actualizaciones en varios países que han hecho que los teléfonos sean menos útiles.

Aunado a ello, prepara una serie de nuevos dispositivos encabezados a recuperar la confianza del consumidor. Entre ellos está el lanzamiento del Galaxy S8 y el Note 8 -esperados para el próximo año-, en este último caso, Samsung prometio a los usuarios del Note 7 que hayan devuelto su dispositivo, podrán adquirirlo el nuevo modelo a la mitad de precio, aunque esto sólo en Corea del Sur.

Cabe destacar que, de acuerdo con varios medios, Verizon, informó que no participará en la actualización anunciada por Samsung. El operador de telefonía e internet móvil en Estados Unidos, argumentó que su decisión es en respuesta al “riesgo adicional que esto traería a los dueños de un Galaxy Note 7 que no tienen otro dispositivo al cual cambiarse”, y que no tomarán parte de esta iniciativa en “plena época de fiestas de fin de año”.