• El CEO de Twitter quiere usar sus “vacaciones” para explorar el entorno de las criptodivisas

  • Algunos críticos apuntaron que Jack Dorsey puede ser un viajero o un CEO, no ambos

  • En promedio, tanto la red como Square han tenido un crecimiento de tres por ciento anual

Hay varios indicadores y ejemplos que muestran cómo Twitter no es precisamente el líder de las redes sociales en varios aspectos. En cuestión de número de usuarios y penetración, pocas compañías tienen la escala de Facebook y sus productos. Las generaciones millennial y Z se ven más atraídas por plataformas como TikTok y Snapchat. Y en cuestión de contenidos de video, pocos agentes pueden realmente enfrentarse al líder del streaming, la gran YouTube.

Pero también hay muchos elementos en los que Twitter ha demostrado su decidido dominio sobre el resto de sus rivales. De acuerdo con Business Info, es una excelente herramienta para que las empresas puedan recolectar retroalimentación de los usuarios. Techwalla apunta que, por el alto grado de interacción de la audiencia, también es un gran canal para publicidad. Por su parte, Social Media Manager cree que el formato de sus posts favorece la simplicidad.

Así pues, la compañía ha crecido a muy buenos niveles en el transcurso de los últimos años. No solo está decidida a incrementar su inversión en ciertos tipos de contenido. También está más determinada que nunca a convencer a los anunciantes de su atractivo publicitario. En este contexto, Twitter tiene un panorama de crecimiento muy positivo para el futuro. O al menos lo tendría, si no fuera por los planes personales que tiene su CEO, Jack Dorsey.

“Vacaciones” de seis meses África

De acuerdo con CNBC, el directivo de Twitter acaba de anunciar su intención de tomar una licencia de trabajo en 2020. Durante seis meses, el hombre planea embarcarse a un viaje por África y dejar la dirección de la red social en manos de alguien más. Ante la noticia, inversores y analistas tanto de la plataforma como de Square (otro proyecto que dirige) están poniéndose nerviosos. En especial por la pregunta: ¿y quién dirigirá la marca en la ausencia de Dorsey?


Notas relacionadas


A través de un tweet la semana pasada, Dorsey aseguró que estará en África entre tres y seis meses a partir de mediados de 2020. No especificó si seguirá fungiendo como CEO de Twitter y Facebook mientras está en otro continente. Muchos analistas temen que la efectividad de Dorsey como líder se vea afectada por su lejanía. Otros creen que, incluso si logra conservarse al frente de ambas operaciones, podría reducir el excepcional crecimiento de ambas marcas.

¿Y quién se va a quedar al mando?

El rol del CEO no solo es crucial dentro de Twitter. Una y otra vez las empresas han mostrado que esta plaza es absolutamente esencial para el desempeño futuro. Y cómo su falta puede provocar malos resultados de negocio. Basta ver el escándalo de Nissan y Carlos Ghosn. O bien los problemas que Nike ha tenido para ajustarse por completo a la realidad digital. Incluso se puede hablar de Uber y WeWork, ampliamente afectados por las acciones de sus directivos.

Los temores de los inversores de Twitter no son menores. Durante la segunda mitad de 2020, cuando Dorsey planea irse a África, se llevarán a cabo las elecciones federales de Estados Unidos (EEUU). Si bien la plataforma aseguró que ya no aceptarán anuncios de corte político, es obvio que aún así jugará un papel trascendental en el proceso electoral. Eso sin contar que empezar una nueva década sin una cabeza presente en el día a día no es un buen presagio.

Parece que la mejor opción para Dorsey y Twitter sería designar a una persona que llevara a cabo la labores más inmediatas de CEO. No necesariamente tiene que ser una persona que tome por completo el manto de director ejecutivo. El actual líder de la red social puede seguir dirigiendo las operaciones generales desde África. Sin embargo, sí es crucial que la empresa tenga a alguien involucrado en el día a día capaz de tomar decisiones rápidas sobre la marca.

loading...