¿Qué implicaciones tendría para el marketing una fusión entre Volkswagen y Fiat-Chrysler?

Acaba de declararse culpable por el escándalo de emisiones contaminantes de sus motores en Estados Unidos, problema que detonó en 2015 y que le significó la mayor crisis de su historia, afectando considerablemente su reputación de marca, algo que le costó un año superar.

Ahora, tras un año de cambios en su estrategia encaminada a mostrar un nuevo rostro de Volkswagen hacia el consumidor, mirando hacia tecnologías verdes y mejorar la experiencia del conductor, también podría traer un nuevo giro en la dirección de la compañía.

Lo anterior debido a que Matthias Müller, CEO de la automotriz alemana declaró que no descarta sostener platicas con Sergio Marchionne, su homólogo en Fiat Chrysler, para hablar sobre una posible fusión.

“No descarto hablar”, dijo Müller a periodistas. La declaración fue este martes luego de la conferencia de Volkswagen sobre los resultados anuales de la compañía y en la que informó que obtuvo ganancias netas de 5 mil 427 millones de dólares.

Los números de VW dictan que ha superado la crisis del dieselgate, y vuele a posesionarse en niveles de sus principales competidores, Toyota, General Motors y Renault-Nissan.

Entonces, ¿por qué abrir la puerta a una posible fusión con FCA? El discurso de Müller es vacilante últimamente, pero parece que esta estrategia es efectiva. Hace unas semanas, tras el anuncio de la venta de Opel por parte de GM a Peugot-Citroën, pronosticó que la nueva tendencia del mercado automotriz es fusionarse o comprar a automotrices más pequeñas.

Pero, al mismo tiempo descartó que la posibilidad de negociar con Fiat Chrysler. “No estamos listos para hablar de nada”, declaró a Reuters durante el Salón del Automóvil de Ginebra.

El cambio de tono puede significar que ya iniciaron conversaciones y, si bien, esto puede tener efectos diversos, incluso diferentes a una fusión, como sumar fuerzas (de manera independiente) para posicionar sus marcas en mercados donde perdieron fuerza, el objetivo de ambas debe ser amplair el espectro de acción de sus marcas.

Por un lado, Fiat Chrysler está en desventaja en Europa, hablando en términos de mercado, posee alrededor del 7 por ciento, lejos, de acuerdo con Reuters de sus rivales, donde la misma VW, Peugot-Citroën, Nissan-Renault tienen mayor fuerza.

Por su parte, la automotriz alemana sabe que el mercado de Estados Unidos es importante en su camino por reposicionar la marca, ya que, aunque Audi, Seat, y Porsche tuvieron crecimientos importantes en el último año, marca Volkswagen -principal del grupo- registró descensos tanto en su facturación como en los beneficios. Además de tener que hacer frente a la multa de más de 25 mil millones de dólares impuesta por el Departamento de Justicia.

Las marcas

Fiat Chrysler tiene un gran número de sellos, entre ellos Fiat, Chrysler, Lancia, Dodge, Jeep, Ram, Ferrari y Maserati.

VW AG es el mayor fabricante y uno de los que más ingresa, entre sus marcas destacan Volkswagen, Porsche, Seat, Škoda, Bentley, Bugatti y Lamborghini.