El bloqueo de Estados Unidos en contra de Huawei no es nuevo, lleva más de un año, pero en los últimos días la administración de Donald Trump ha endurecido sus políticas y las medidas más recientes pueden afectar de manera directa el futuro de los smartphones de la empresa china.

Fue el viernes pasado cuando el Departamento de Comercio anunció una prohibición a la tecnológica con base en Shenzhen para el uso de software y hardware estadounidenses, esto quiere decir que cualquier fabricante de chips extranjero que use tecnología, equipos de diseño o propiedad intelectual estadounidense, deberá pedir una licencia antes de enviar productos a la gigante asiática.

Crece la lista de problemas

Ante las restricciones de Washington ya se han comenzado a producir respuestas por parte de algunas empresas que son proveedoras de Huawei. La primera de ellas es TSMC que dejará de recibir pedidos de la tecnológica china en consecuencia de los nuevos controles.

En concreto, se refiere que la principal fabricante de semiconductores por contrato del mundo, con sede en Taiwán, dejará de fabricarle procesadores (chips), según informó este lunes Nikkei Asian Review.

La información detalla que los pedidos hechos antes de la nueva regulación no se verán afectados, siempre y cuando puedan entregarse antes del 14 de septiembre.

Estes es un problema más para Huawei pues ya se tienen conocimiento de las restricciones económicas para hacer negocios en el sector de telecomunicaciones, en especial en lo relacionado con la tecnología 5G, algo que no sólo le ha imantado en Estados Unidos, sino que se ha extendido a otros países.

Aunado a ello está el impedimento presente desde el segundo semestre del año de no poder integrar los servicios de Google de manera nativa en sus smartphones, misma que se hizo extensiva hasta el próximo año, un factor que sin duda afecta al posicionamiento de sus dispositivos y que probablemente merme su share en el mercado.

Respecto a TSMC, ciertamente sorprende su postura debido a que Huawei es uno de sus dos principales clientes, el otro es Apple, pero una razón puede estar en el hecho de que tiene proyectado la construcción de una planta en Arizona, inversión cifrada en 12 mil millones de dólares.

Esta es una fabricante de chips que ha limitado o detenido negocios con la tecnológica china; antes lo hicieron Intel, Qualcomm, Broadcom, Xilinx y ARM.

La respuesta de Huawei

Por su puesto, Huawei no iba a permanecer inerte ante las medidas anunciadas por Estados Unidos. Este lunes, la firma china emitió una postura al respecto.

Huawei se opone categóricamente a las enmiendas hechas por el Departamento de Comercio de Estados Unidos a su norma de productos directos extranjeros que se dirigen específicamente a Huawei. (…) Esta decisión fue arbitraria y perniciosa, y amenaza con socavar a toda la industria en todo el mundo. Esta nueva regla afectará la expansión, el mantenimiento y las operaciones continuas de redes por valor de cientos de miles de millones de dólares que hemos implementado en más de 170 países” señala en una declaración compartida con Merca2.0.

Del mismo modo, detalla que: “También afectará los servicios de comunicaciones para las más de 3 mil millones de personas que usan productos y servicios de Huawei en todo el mundo. Para atacar a una empresa líder de otro país, el gobierno de Estados Unidos ha dado la espalda intencionalmente a los intereses de los clientes y consumidores de Huawei. (…) Esta decisión del gobierno de Estados Unidos no solo afecta a Huawei. Tendrá un grave impacto en una gran cantidad de industrias mundiales”.

La declaración da mayor fuerza a las palabras emitidas por el Chairman de la compañía Guo Ping en su discurso de apertura en la cumbre anual de analistas de Huawei el lunes, en las que sostiene que la medida es “arbitraria” y afectará sus negocios.

Esperamos que nuestro negocio se vea inevitablemente afectado. Haremos todo lo posible para buscar una solución. (…) La supervivencia es la palabra clave para nosotros en este momento”, dijo el ejecutivo durante la sesión, citado por Reuters.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299