Se sabe que la tecnología de consumo es una de las más sacrificadas por el impacto de la pandemia del coronavirus, pero ciertamente no se anticipaba que el mercado de smartphones cayera por debajo de los niveles registrados en 2013, afectando principalmente a Samsung, Huawei y Apple.

Así lo expone Canalys en su reporte sobre del primer trimestre dado a conocer casi de manera paralela a los resultados financieros de Apple.

Los números son fríos

De acuerdo a lo publicado la tarde de este jueves, las ventas de smartphones se cayeron 13 por ciento entre enero y marzo de 2020, al colocarse en el mercado 272 millones de dispositivos de todas las marcas, algo no visto desde el tercer trimestre de 2013, cuando se reportaron 277 millones, según datos proyectados en Statista.

Esto lo resintieron las principales fabricantes y vendedoras del sector. Si bien Samsung se mantiene como líder al vender 59.6 millones de smartphones, tuvo una caída del 17 por ciento; caso similar a Huawei que sigue recortando la distancia al vender 49 millones de dispositivos, pero también registró una contracción del 17 por ciento; Apple resistió mucho mejor, pues vendió 37.1 millones de iPhone cayendo 8 por ciento, su problema es que sigue lejos de la surcoreana y la tecnológica china.

Aunque la mayoría de las marcas sufrieron esta contracción, pues Canalys agrupa un gran número bajo la categoría ‘Otros’, con una contracción del 21 por ciento. Lo preocupante para las tres líderes debe ser que Xiaomi y Vivo no sólo están resistiendo, sino incluso ganando terreno, con un incremento en ventas de 9 y 3 por ciento respectivamente.

El enemigo público número uno, el culpable

La consultora atribuye el comportamiento del mercado al impacto causado por la pandemia del coronavirus, lo que vino derrumbar los avances de dos trimestres (3T y 4T de 2019) con crecimiento, algo que hacía pensar que se podría revertir la desaceleración registrada entre finales de 2018 y principios del año pasado.

Pero la demanda de nuevos dispositivos ha sido aplastada. (…) En febrero, cuando el coronavirus se centró en China, los vendedores estaban principalmente preocupados sobre cómo construir suficientes smartphones para satisfacer la demanda global. Pero en marzo, la situación dio un vuelco. La fabricación ahora se ha recuperado, pero cuando la mitad del mundo entró en paro, las ventas se desplomaron. Los malos resultados comerciales, los despidos de empleados y los permisos están causando mucha ansiedad e incertidumbre”, apunta el analista senior de Canalys, Ben Stanton.

Si bien, se destaca que los smartphones aún son considerado dentro de las necesidades de las personas en la actualidad, ciertamente han descendido radicalmente en la lista de prioridades del consumidor.

Los números son duros y tal vez justifican las acciones de las marcas en los últimos meses. Aunque se pudiera pensar que no es buen tiempo para hacer presentaciones, lanzamiento o labores de marketing para nuevos productos, la realidad es que las firmas necesitan seguir estimulando al consumidor, probablemente no para impulsar volúmenes escandalosos de venta, sino para mantener vivos sus negocios.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299