Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Tretas del home office: es furor el “mouse jiggler”, dispositivo para hacer creer que estás trabajando

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on twitter
Tretas del home office: sube venta de dispositivos que mueven el mouse del teletrabajador para simular actividad.

La masificación del home office durante la pandemia se ha quedado para siempre en muchos lugares. Incluso en trabajos que parecían imposible de realizar a distancia, el teletrabajo se ha instalado como la norma y no como la excepción.

El problema del formato home office para los responsables de recursos es la manera en que se puede controlar que los empleados estén realmente trabajando a distancia.

Para esto, existen numerosos y variados programas que detectan la actividad de las PC e los trabajadores en home office de acuerdo con la movilidad del mouse, del teclado y otras variables.

Sin embargo, la tecnología también ofrece maneras de burlar estos controles.

Así es, en Amazon.com es furor la venta de los “meneadores de ratón”  o “mouse jiggler”, dispositivos que “mueven” simulan los movimientos de un ratón de forma aleatoria.

De esta forma, el software del empleado reporta actividad que, en realidad, el empleado no está llevando a cabo.

La monitorización del uso del mouse es simple: si se mantiene inactivo demasiado tiempo, se sospecha que el trabajador no está desempeñando sus tareas. Los mouse jiggler lo que hacen es “menear” aleatoriamente el ratón, engañando al sistema.

Home office: control y descontrol

Los métodos para monitorizar el rendimiento y la productividad de los teletrabajadores son variados. Existe el Time Doctor, una aplicación que ha sido muy criticada en las redes sociales por su carácter invasivo. La app saca capturas de pantalla mientras el empleado trabaja y registra las actividades del teclado y del mouse para permitirle a la compañía tener certeza que sus empleados están usando las computadoras cuando dicen que lo hacen.

Microsoft, por ejemplo, ya incluye algunas herramientas de control en su suite Microsoft 365. Una de esas aplicaciones es Sneek, que obtiene fotos del empleado a través de su webcam.

También lo hacen las grandes empresas. Amazon, por caso, instala cámaras en las camionetas de reparto, y hay denuncias de que Walmart “escucha” a sus empleados.

Algunos de los modelos de “mouse jiggler” que se venden en Amazon son un simple dispositivo que se conecta en el puerto del mouse y simula el movimiento. Son programables y permiten hacer también simulaciones de clicks y pulsaciones de teclas en el teclado. Sin embargo, para estos casos, hay programas que puede instalar el empleados para detectarlos.

Otros dispositivos son directamente indetectables, porque son bases sobre las cuales se apoya el mouse. Los dispositivos son mecánicos y mueven aleatoriamente el gracias a un disco que gira.

Estos dispositivos ya existían antes de la pandemia, pero sólo los compraban aquellos que necesitaban que la PC no entrara en modo reposo cuando los usuarios se alejaban por mucho tiempo. Suele ser útil para el caso de algunos videojuegos o para procesos largos como el renderizado de diseños.

Sin embargo, el fenómeno es la multiplicación de las ventas de los “mouse jiggler” por el aumento exponencial del home office y el teletrabajo.

 

 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Buzón
PREMIUM
1-07-2022

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Publihistorias: Una librería de reyes

La librería pronto se volvió un centro de reunión de ciertos grupos de la sociedad y de intelectuales, muchas personas se paseaban por Hatchards sólo para ser vistos por la sociedad londinense.