En tiempos actuales, para las marca es fundamental sumarse a temas de inclusión para mantenerse cerca del consumidor y firmas como Gucci los saben.

Las audiencias actuales hoy no califican a las marcas sólo por la calidad de sus productos o la buena relación entre precio- beneficio. La aportación que pueden hacer a preocupaciones sociales como el respeto, la igualdad y la integración son claves para construir una imagen sólida frente al consumidor.

La nueva modelo de Gucci

De esta manera, por primera en la historia de la marca, Gucci contrató a una modelo con Síndrome de Down para ser la imagen de su campaña del lanzamiento de la mascara para pestañas L’Obscur de Gucci Beauty.

Se trata de la modelo de 18 años, Ellie Goldstein quien nació en Essex Inglaterra, que es estudiante de artes escénicas en la Universidad de Redbridge y que trabaja con la agencia de talentos Zebedee Management, caracterizada por tener el objetivo de resaltar todos los tipos de belleza y luchar por la inclusión.

Con la llegada a la marca de lujo, Goldstein apareció en las páginas de Vogue Italia, para dar promoción a la nueva marca de rímel de Gucci las experiencias de mujeres de todo el mundo alrededor de la diversidad.

Además de Ellie, esta campaña que llega bajo el nombre de Historias de libertad, está protagonizada, por otras mujeres, como Kadri, una joven con heterocromía (un ojo de un color y el otro, de otro), la japonesa Ruoyi, el modelo Jahmal John Baptiste y la “Fat Queer Femme” Enam Asiama.

Muchas más marcas se suman

Esta no es la única marca que en semanas recientes ha decidido salirse de los estándares pactados en este tipo de esfuerzos de comunicación para abrir la puerta a la inclusión.

La última campaña de Calvin Klein es ejemplo tangible de esto. La  marca de moda ha decidido fichar como modelo de su última campaña a Jari Jones, actriz actriz afroamericana, transgénero, de talla grande y partidaria de #BlackLivesMatter, que servido a la firma para hacer  un guiño hacia el movimiento antirracista y de representación de las minorías que el consumidor ahora exige.

Aunque este tipo de ejecuciones generan opiniones encontradas, la realidad es que de manera general son bien recibidas por el público, que ahora exige publicidad más real y lejos de los cánones de belleza que por años dieron rostro a miles de campañas publicitarias.

Para ponerlo en contexto, vale la pena mencionar que el 51 por ciento de las mujeres aprecian los anuncios que rompen barreras de género, mientras que el 71 por ciento de las mismas afirman que las marcas deberían ser responsables en la forma en la que utilizan su publicidad para promover mensajes referentes al género, según un estudio publicado por She Knows.

Al hablar de manera particular del mercado latinoamericano, aunque muchas marcas realizan esfuerzos para satisfacer estas demandas y adaptarse a las exigencias femeninas en cuanto a comunicación comercial se refiere, datos publicados por Trend Watching indican que, por ejemplo, el 65 por ciento de las mujeres brasileñas no se siente identificadas con el tono de los spots publicitarios ni con el modo en que son representadas dentro de las campañas publicitarias.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299