Fue hace unos días que el gobierno mexicano anunció los procesos a seguir para reactivar la economía y entrar de manera paulatina a ‘la nueva normalidad’, en algunos casos, a partir del 17 de mayo. Entre los sectores incluidos en este plan se encuentra el sector automotriz, por lo que las marcas ya han comenzado a dar sus primeros paso; General Motors es una de ellas.

La armadora estadounidense anunció que reiniciará operaciones en algunos de sus complejos de manufactura de forma “progresiva, programada y segura”, a partir de esta semana, luego de haber detenido su producción durante dos meses con la finalidad de evitar contagios del Covid-19.

Así es su regreso

De acuerdo con General Motors, esto es con base en las disposiciones gubernamentales recientemente publicadas y tras haber completado la Autoevaluación de Seguridad Sanitaria y recibir la autorización correspondiente por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En ese sentido, detalló que las primeras instalaciones en regresar a la activas son las plantas de Motores y Transmisiones en los complejos de Ramos Arizpe, Coahuila y Silao, Guanajuato, mientras que se mantendrá a la espera la reactivación de las plantas del estado de México y San Luis Potosí, pero acotó que podrían retomar activadas a partir de este vienes 22 de mayo.

El bienestar y la seguridad de nuestros colaboradores han sido y serán nuestra máxima prioridad, por lo que estamos haciendo todo lo necesario para garantizarles un regreso a operaciones seguro y confiable. (…) Después de casi dos meses de suspensión de actividades, reabriremos nuestros complejos de manufactura aplicando los más estrictos protocolos de seguridad sanitaria y estamos listos para seguir adelante”, señaló Francisco Garza, presidente y director general de GM de México.

Al igual que otras industrias y marcas, la automotriz de Detroit señaló que regresa con modificaciones y nuevos protocolos diseñados para proteger la seguridad y salud de sus equipos de trabajo.

La importancia de este regreso

General Motors es una de las primeras automotrices que regresa a la actividad en México, en consonancia con lo que se ha estado reportando en Estados Unidos, donde se destacaba la importancia de este hecho dada la depende de parte del sector debido a autopartes y a la importación de varios modelos ubicados entre los primeros sitios de ventas.

Así lo resaltó Fred Hubacker, socio gerente de la consultora Conway MacKenzie, quien citado por la CNBC, subrayó a la industria automotriz mexicana como “comodín” en la reactivación de sector en territorio estadounidense.

Y tenía razón, de acuerdo con datos de El Economista, a pocos días de regresar a la actividad en EEUU, varias marcas tuvieron que volver a detener producción debido a la falta de abastecimiento de otros países, incluido México; tal fue el caso de Mercedes-Benz, Daimler AG, y Volvo.

Para México es igual o más importante, sólo durante el mes de marzo, la producción en el país se ubicó en 261 mil 805 unidades de vehículos ligeros, lo que representó una caída del 24.6 por ciento respecto al mismo mes del 2019 cuando se manufacturaron 347 mil 391 vehículos, de acuerdo con las cifras del Inegi.

A esto, hay que sumarle la caída en el consumo, pues las ventas se han contraído de manera significativa. Al respecto, datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) refieren que durante abril de 2020 se vendieron tan solo 34 mil 903 unidades, convirtiéndose en el peor mes de venta de autos en más de 13 años.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299